10 de July de 2010 00:00

Entre en contacto con la naturaleza

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Pichincha y sus alrededores ofrecen destinos turísticos en los cuales se puede disfrutar de lo verde. La oferta incluye caminatas entre 30 minutos y 8 horas y el avistamiento de flora endémica y fauna.

El Refugio de Pasochoa

Seis senderos para conocer la vida silvestre   

Una hoya formada hace más de 100 000 años por la última erupción del volcán Pasochoa, ahora es  el refugio de 260 especies de plantas nativas.

Allí también existen 126 tipos de aves y de animales silvestres como pumas, venados, lobos de páramo y de roedores. En este grupo se encuentran las  musarañas, las comadrejas y las raposas.

Seis senderos atraviesan  las 520 hectáreas que posee el refugio.  Clasificados por colores, el visitante puede escogerlos según la  extensión de cada uno de ellos.

El rojo es el primer sendero. Recorrerlo toma 30 minutos.  En el trayecto es fácil observar a    los colibríes, como el conocido pico de espada. Estos pájaros son  el grupo más grande de aves que habitan en el lugar. Otra especie es el cóndor andino.

La azul es la siguiente ruta. Su travesía   toma 30 minutos más. La señalización está presente en todos los trayectos.  

Para quienes  tienen buena resistencia están los senderos amarillo, de una hora, y el verde, de dos horas más de caminata.  A los profesionales, están destinados los senderos naranja, de cuatro horas, y el negro, de ocho.

Wilson Salazar, responsable de área del refugio Pasochoa, explica que desde este lugar se puede visualizar la ruta de los volcanes.

El Refugio de Pasochoa es una buena alternativa de paseo en vacaciones para quienes gustan del ecoturismo. Por ejemplo, el miércoles pasado,  14  niños de la colonia de Rumiloma visitaron el lugar. Marlene Salazar les guió en su aventura.  Y lo primero que inculcó a los pequeños fue la recomendación de no   arrancar las plantas del sitio.

Otra de las recomendaciones a los visitantes del Pasochoa: no salirse de los senderos, en los cuales está colocada una señalización, para no extraviarse y también  no estropear la vegetación existente en el refugio natural.

Costos y reservación

Los adultos : USD 2. Niños USD 1. Extranjeros USD 10. El servicio de guía tiene un valor adicional de USD 10, 15 y 20. El costo varía según el número de personas.

Las reservaciones se realizan hasta con tres días de anticipación. Para el efecto debe comunicarse a los teléfonos 331 7457 y 227 2863.

Las Cascadas de Rumibosque

El encanto de tres cascadas

El pasado miércoles, Bryan Suárez, de 9 años, (a la der. en la foto) guió a su familia hacia las cascadas de Rumibosque. Se ubican en el cantón Rumiñahui, al suroriente de Quito. En marzo estuvo en el lugar de paseo. El recorrido empezó desde el sector de San Miguel, con una caminata de un kilómetro hasta la parte alta del mirador.

De allí, siguió un descenso de 200 metros por una ladera empinada. La señalización indica que toma 20 minutos, pero la caminata se extiende entre 30 y 40.

El sendero es irregular: hay montes, rocas y barro. Existen pocos tramos con gradas y protecciones, hechas de madera.

En el trayecto se descubre un paisaje en el cual prima el verde. Arrayanes, pumamaquis y cedros aparecen a la vera del sendero. Y también se escucha el ruido del río Pita, en lo profundo del cañón. En días lluviosos, el trinar de las aves desaparece.

En la parte baja, en el último tramo, una escalera de hierro se levanta paralela a la cascada Yumbita. Desde aquí se aprecia lo imponente de la caída de agua. Escalones abajo, los destellos de agua reciben al visitante. El esfuerzo físico de la caminata tiene su recompensa con esta belleza natural. Pese a que está fría, el agua cristalina como que invita a sumergirse en los remansos.

En esta reserva ecológica están otras dos cascadas: el Pailón de Oro y Suruhuaico.

Mindo

Es una de las áreas más ricas del planeta por la concentración de especies de aves, mariposas, insectos, anfibios y mamíferos. Se encuentran unas 500 variedades de pájaros y aproximadamente 40 tipos de mariposas.

Mindo está localizado a unos 80 kilómetros al noroccidente de Quito. Tiene 19 000 hectáreas protegidas de bosque primario y secundario.

Se pueden realizar actividades como cannopy o el deslizamiento de un punto a otro mediante cables, tarabita, senderos del bosque, regatas y visita a las cascadas.

Quilotoa

La laguna de Quilotoa está ubicada a 66 kilómetros al sur de la ciudad de Latacunga. Es parte de la Reserva Ecológica Los Ilinizas.

La laguna tiene un diámetro de 3 km. Se aloja en el cráter formado por el volcán del mismo nombre.

En los alrededores de la laguna se observan especies animales como: el lobo de páramo, zorro, conejos, el venado y la cervicabra.

El paisaje está repleto de cultivos de diferentes colores, incluso en los lados más abruptos de las montañas.

Nono

La Reserva Ecológica de Yanacocha tiene 946 ha de bosque primario. Un atractivo es la observación de aves, como el colibrí.

La Reserva Orquideológica Pauma es un bosque montano bajo. Tienen plantas nativas como las bromelias. Hay 5 senderos simultáneos.

La Reserva Ecológica Pacaya es un bosque primario. Allí habita una diversidad de plantas y animales, como los osos de anteojos.

En la Reserva Verdecocha se permiten el ‘camping’ y los recorridos a caballo.

Papallacta

El lugar es famoso por sus termas. Esta población de la provincia del Napo se ubica a una hora y media de Quito, en dirección sureste.

Allí se disfruta de paisajes, sitios de pesca deportiva, spas y cabañas. Los nevados del Cotopaxi y Antisana se dejan ver en un día claro.

En el pueblo de Papallacta están las piscinas públicas. También hay sitios de alojamiento en habitaciones y en cabañas con termas.

Otro sitio de interés es la laguna de Papallacta, que es única.

Cinco sugerencias

Utilice calzado de montaña o botas de caucho. Estos son indispensables para prevenir resbalones y evitar las lesiones en los tobillos.

Vista ropa abrigada e impermeable. También emplee ponchos de agua en caso de lluvia. La vestimenta es importante para evitar resfriados.

Si va a acampar no olvide llevar la carpa (personal o de grupo) y la bolsa para dormir (‘sleeping’). Estos protegen a la persona del clima y de los animales.

Prefiera alimentos de fácil consumo, como galletas y enlatados. También suficiente agua. Se aconseja una botella diaria por persona.

No lleve bebidas alcohólicas. Los recorridos naturales, además de diversión, son una ayuda para la salud. En esos sitios no se debe beber.

Tenga en cuenta

No lleve mascotas, como perros y gatos, a las rutas ecológicas, a las reservas naturales o refugios. Estas pueden alterar el ecosistema.

No se permiten equipos que causen ruido. Esto afecta a los animales, en especial a las aves. Prefiera instrumentos como las guitarras.

Están prohibidas las pelotas. En las rutas ecológicas no hay canchas ni espacios destinados al juego. La principal distracción es la naturaleza.

Para calentar los alimentos use las zonas destinadas a ese propósito. No encienda fogatas en cualquier lugar, pues pueden causar incendios.

Utilice carbón porque está prohibido usar la vegetación de las zonas protegidas para el fuego. Además, así no se afectará al ecosistema.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)