11 de junio de 2014 10:14

Computador logró hacerse pasar por joven de 13 años

Es la primera vez desde 1950 que una máquina o robot supera este examen

Es la primera vez desde 1950 que una máquina o robot supera este examen Foto: La Nación/GDA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
EFE
Londres

Eugene Goostman, una computadora programada para fingir ser un muchacho de 13 años, se convirtió en la primera máquina que supera el test de Turing, una prueba para medir la inteligencia de las computadoras, informó ayer la Universidad de Reading.

Esta institución, situada en el centro de Inglaterra, organiza esta prueba desde 1950, cuando el matemático británico Alan Turing, considerado el padre de la informática moderna, la ideó para determinar si una máquina puede o no pensar.

El examen consiste en que un observador externo (parte de un jurado) mantenga dos conversaciones por computadora: una con una persona y otra con una máquina, durante series de cinco minutos. Si el observador interpreta que más del 30% de las respuestas que le da la máquina corresponden a las de un ser humano, el ordenador gana la prueba y se considera inteligente.

“Esperamos que esto fomente el interés en la inteligencia artificial y loschatbots (programas informáticos para mantener una conversación) ”, afirmó el ruso Vladimir Veselov, uno de los creadores de Eugene Goostman junto al ucraniano Eugene Demchenko.

Durante la prueba de este año, realizada el sábado pasado en la Royal Society de Londres y en la que participaron cinco máquinas, su computadora engañó al observador en un 33% de las respuestas.

“Nos enorgullece declarar que, por primera vez, el test de Alan Turing ha sido superado”, anunció el profesor Kevin Warwick, de la Universidad de Reading.

“Poseer una máquina con esa inteligencia tiene implicaciones para la sociedad y podría servir como una llamada de atención ante el cibercrimen”, añadió.

El test coincidió con el 60 aniversario de la muerte de Turing, recordado porque ayudó a descifrar el código Enigma alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

En diciembre del 2013, tras una petición popular, la reina Isabel II concedió un indulto póstumo a Turing, quien a sus 39 años fue condenado por admitir su homosexualidad. Se le permitió cambiar la cárcel por un tratamiento de hormonas, lo que a la postre fue una castración química. El científico murió envenenado con cianuro en 1954.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)