30 de julio de 2014 00:00

El 3% de los componentes del celular es tóxico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 4
Contento 2
Andrea Gordón. Redactora (I)
agordon@elcomercio.com

No se ven a simple vista pero en ocasiones pueden desencadenar alergias en la piel o problemas en los órganos. Los dispositivos móviles como los celulares y tabletas tienen entre 500 a 1 000 compuestos. Algunos son tóxicos.

Estudios realizados en la Unión Europea afirman que, en promedio, los aparatos eléctricos y electrónicos están compuestos por un 25% de componentes reutilizables, un 72% de materiales reciclables (plásticos, metales ferrosos, aluminio, cobre, oro, níquel, estaño) y un 3% de elementos potencialmente tóxicos (plomo, mercurio, berilio, selenio, cadmio, cromo, sustancias halogenadas, clorofluocarbonos, bifenilos policlorados, policloruro de vinilo, ignífugos como el arsénico y el amianto, etc.).

Marcelo Ayala, especialista en terminales móviles y creador del Museo del Celular en Quito, explica que las baterías al igual que las plaquetas electrónicas son los componentes con mayor nivel de contaminación ya que tienen sustancias altamente tóxicas como cobalto, aluminio, acero inoxidable, cobre, litio, entre otros.

El especialista indica que lo más peligroso a lo que se exponen las personas es cuando la batería se infla y tratan de morderla o golpearla para que vuelva a su estado original. Este componente es un neurotóxico y puede afectar al riñón.

“Una batería de litio puede contaminar 500 000 litros de agua”, explica Ayala.

Además, los acabados de níquel con los que se fabrican algunos de los dispositivos electrónicos pueden generar alergias dermatológicas en los usuarios, según un informe publicado en la revista estadounidense Pediatrics.

La publicación estudió el caso de un niño de 11 años de San Diego, Estados Unidos, cuya reacción alérgica se relacionó directamente con el uso de la tableta de Apple, que le producía erupciones y picores.

Para Christian Burbano, dermatólogo y docente de la Universidad de las Américas, la gente puede tener una dermatitis de contacto alérgica a materiales específicos de equipos electrónicos, relojes, joyas, correas entre otros.

“La indagación de la historia clínica del paciente ayuda a determinar el tipo de componente que genera la alteración en la piel”, explica Burbano.

Las erupciones en la piel causadas por níquel no son potencialmente mortales pero sí pueden ser incómodas y requieren en muchos casos tratamientos con esteroides y antibióticos, si el paciente presenta algún tipo de infección.

El dermatólogo ecuatoriano indica que las personas que tienen mayor riesgo de tener una reacción alérgica por el tipo de su piel no deben estar expuestos todo el tiempo a los dispositivos móviles y deben tomar medidas de prevención como la utilización de estuches protectores.

El informe de Pediatrics alerta que las alergias a este metal, utilizado en numerosos productos, también en teléfonos inteligentes y ordenadores, son cada vez más comunes, y hace referencia a datos sobre el censo estadounidense que indican que el porcentaje de niños con reacciones alérgicas al níquel es ahora de un 25%, mientras que hace una década se registraba un 17 %.

Greenpeace, una organización ecologista internacional, señala que el níquel que es utilizado en las baterías produce efectos sobre el sistema respiratorio, alergias, irritación en ojos y piel.

Además, los retardantes de fuego bromados (RFB) que son utilizados en teléfonos celulares y computadoras han sido vinculados con efectos de neurotoxicidad.

Por ello, la exposición persistente a estos compuestos puede conducir a problemas de aprendizaje y memoria; pueden interferir con la tiroides y con el sistema hormonal del estrógeno.

Sin embargo, en el 2010 algunas empresas desarrollaron prototipos de celulares ecológicos. Por ejemplo, Nokia reemplazó la batería convencional por una que no contamine y que genere electricidad a partir de carbohidratos como el azúcar de una gaseosa y utilizará enzimas como catalizador.

Además, Samsung tiene el celular Blue Earth (Tierra azul), fabricado a partir de un plástico reciclado llamado PCM que se obtiene de las botellas plásticas de agua. Una de las características principales de este equipo es que tiene un podómetro con el que el teléfono informa a los usuarios el ahorro de emisiones de CO2.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (2)