12 de enero de 2018 09:58

Pop Up Café Samborondón fue clausurado; una obra causó polémica 

Las actrices Prisca Bustamante y Belén Hidrovo protagonizan ‘El santo prepucio’, adaptación a la microescena de una pieza original española, censurada en el Pop Up Sambo. Foto: Pop UP

Las actrices Prisca Bustamante y Belén Hidrovo protagonizan ‘El santo prepucio’, adaptación a la microescena de una pieza original española, censurada en el Pop Up Sambo. Foto: Pop UP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 84
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 4
Contento 28
Redacción Guayaquil

La sala de microteatro Pop Up Café Samborondón fue clausurada la noche de este jueves 11 de enero del 2018 por la Comisaría Segunda de Samborondón tras la protesta de decenas de personas a las afueras del local, grupos católicos que rechazaron el montaje de la obra ‘El santo prepucio’ y reclamaron por una supuesta blasfemia y burla a la religión .

Hugo Solano, comisario municipal de Samborondón, determinó impedir la función y colocó el sello de clausura del local ubicado en el edificio Prema, en el km 1,5 de la avenida Samborondón, con el argumento de que el Pop Up cuenta con permiso como cafetería, pero no como sala de teatro.

La clausura generó rechazo de usuarios de la red social Twitter, donde ‘Pop Up’ se convirtió en tendencia, y donde se denunció al Municipio por una presunta censura a la propuesta artística. Pop Up se extendió desde Urdesa, en Guayaquil, hasta Samborondón en julio del año pasado, cuando abrió en el sector una nueva sede.

La sala de teatro emitió un comunicado en el que explicó que el objetivo de la obra nunca fue ofender ni burlarse de la religión. Y explicó que la pieza más bien representa una “crítica social con tintes de comedia en defensa de la fe, que cuenta como malos elementos de la iglesia se aprovechan de la fe de los demás para vender reliquias falsas con argumentos que carecen de credibilidad”.

‘El santo prepucio’ cuenta la historia de una madre superiora (Prisca Bustamante) y una monja novicia (Belén Hidrovo) que buscan salvar un convento de la pobreza a partir del misterioso hallazgo del Santo Prepucio de Jesucristo, una de las muchas presuntas reliquias asociadas con Jesús.

La obra, una adaptación de la pieza escrita en España por Chascas y Quintanilla, estuvo en cartelera en la sala de Urdesa en febrero y marzo de 2017 sin ningún incidente.

Personalidades ecuatorianas reaccionaron en redes sociales por la clausura. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (12)