17 de September de 2013 00:02

Células congeladas servirán para un trasplante

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Para salvar su vida sus padres planificaron un nuevo embarazo. Recolectar la sangre del cordón umbilical tras el nacimiento de su hermanita era la última esperanza.

Por cuatro años, una leucemia mieloide crónica ha atado a un niño de 6 años a continuas quimioterapias, sin mejoría. La única alternativa, según su diagnóstico, era un trasplante de médula ósea.

La sangre fue almacenada en Cryo-Cell Internacional, en Oldsmar- Florida (EE.UU.). Esto, a través de Cryo-Med, que fue suspendida temporalmente por el Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Indot), desde el 12 de agosto pasado.

Pese al cierre de este centro -cuya oficina principal está en Quito-, como parte del proceso de reacreditación para seguir operando en Ecuador, la muestra de sangre llegó al hospital de la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer (Solca) de Guayaquil sin problema.

Esta es la primera muestra de sangre guardada en un centro privado que será usada en un trasplante. Hubo solicitudes de descongelamiento de células, pero no han llegado a usarse, informó Diana Almeida, directora del Indot.

En Duke University se realizaron los primeros análisis, dando como resultado 100% de compatibilidad entre los hermanos, y ahora Bella Maldonado, jefa de l a Unidad de Trasplantes de Médula Ósea de Solca (UTMO) , está a cargo del tratamiento del infante.

La UTMO ha realizado 90 trasplantes de médula ósea hasta ahora. 12 fueron con células de cordón umbilical. Los trasplantes de médula ósea se aplican desde hace más de 50 años, bajo otros mecanismos: extrayéndolas por punción desde la cadera hasta la médula de un donante sano (es común entre familiares) o movilizándolas con medicamentos para luego obtenerlas de la sangre.

Según Maldonado, la ventaja con las células de cordón umbilical es que, al ser células inmaduras, tienen menor capacidad de reconocer al paciente y, por tanto, hay menor riesgo de rechazo. "Así podemos jugar con un poco de incompatibilidad. No tienen que ser 100% compatibles con el receptor, pueden ser hasta 70% compatibles".

La desventaja: no contar con el número de células requerido para el peso del receptor.

La especialista detalla que la celularidad mínima para trasplantar es de 1 500 000 células progenitoras. "La celularidad que ofrece un cordón, normalmente, abastece hasta cuando el paciente tiene 30 kilos de peso, generalmente son niños".

Este no es el caso del pequeño, que en los próximos días se someterá al trasplante.

El otro riesgo es que la sangre podría tener alguna enfermedad genética que no ha sido identificada durante la recolección. Y podría desarrollarse luego del trasplante. En estos casos se descarta.

Para evitarlo, Maldonado insiste en la necesidad de hacer pruebas de verificación, a más de los resultados que envían los bancos de almacenamiento. Y para eso son necesarias las alícuotas (generalmente tres) que vienen con las bolsas de criopreservación.

Actualmente, nueve niños (en Solca Guayaquil) están a la espera de trasplantes de células de cordón umbilical. El procedimiento consiste en preparar al paciente (profundos chequeos médicos).

Luego se aplican varias sesiones de quimioterapias para exterminar las células malignas y abrir espacio en la médula. Finalmente se trasfunden las células madres (unos 25 ml en hasta 10 minutos) a través de un catéter junto al cuello, como si fuera un suero.

En el mundo, afirma Maldonado, el 98% de los cordones utilizados son alogénicos. Es decir, la sangre no es del propio receptor.

Para estos tratamientos, el país importa cordones del banco de cordones del Centro Nacional de Transfusión de México. Hay que esperar 45 días para su llegada al país. Los costos varían, dice el Indot, de USD 30 000 a 40 000.

  • 15 personas en espera

El Indot lleva adelante el proceso de creación de un banco público de sangre de cordón umbilical, que se prevé estará listo en dos años.

Para la médica Bella Maldonado, de Solca Guayaquil, sería ideal que todas la madres de más de 18 años y hasta los 40 años puedan ofrecer su cordón en donación. Así podríamos contar con nuestros propios cordones para nuestra propia etnia, más compatibles.

En Ecuador, por ahora, el trasplante de cordón solo se aplica en niños. En otros países ya aplican la sangre de doble cordón para casos de pacientes adultos.

En todo el país hay 15 personas en espera de trasplante de médula ósea, pero en su mayoría tienen hermanos o familiares que pueden donar sus células madre.

Un trasplante de médula ósea le cuesta al Estado, en promedio, USD 250 000.

CLIC AQUí para ver la infografía

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)