23 de enero de 2015 10:47

Carta de una trabajadora sexual a la esposa de un cliente se viraliza en las redes sociales

Imagen referencial. La revista Vice publicó una carta de una trabajadora sexual que le escribe a las esposas de sus clientes. Foto: Archivo EL COMERCIO

Imagen referencial. La revista Vice publicó una carta de una trabajadora sexual que le escribe a las esposas de sus clientes. Foto: Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 170
Triste 40
Indiferente 72
Sorprendido 194
Contento 459
Redacción Elcomercio.com

Una trabajadora sexual neoyorquina aseguró ser “el ingrediente secreto en un gran número de matrimonios exitosos” en una supuesta carta que envió a la esposa de uno de sus clientes. El documento fue publicado ayer (22 de enero de 2015) en la revista Vice.

Según el medio, la carta fue firmada bajo el seudónimo de April Adams y ha generado polémica en las redes sociales en donde se viralizó. Con el comunicado, la escort busca hacerle entender a la esposa que su marido, así como tantos otros hombres, “había resuelto sus problemas maritales con la ayuda de sus servicios”.

Para la trabajadora sexual, la raíz de los problemas de la pareja era la falta de sexo. “¿No crees que quizá es posible que haya decido solucionar ese problema sin tu ayuda y por eso acudió a mi?”, le pregunta.

De esta manera, Adams le aseguró a la esposa que el hecho de que su esposo acuda a ella significa que quiere mantener el matrimonio y que solo “está tratando de conseguir un poco de cariño falso de la manera menos problemática posible”. Planteándole la posibilidad de que su esposo pudo conseguir una amante conocida de la esposa.

Asimismo, afirmó que no había sentimientos involucrados en la relación. “No amo a tu esposo y jamás lo haré…Nunca voy a representar una amenaza para tu matrimonio”, aseguró Adams para darle a entender que su relación con su marido no corría peligro.

La trabajadora le dijo a la esposa que en caso de que su esposo llegara a sentir algo por ella no sería nada más que un capricho y que se olvidaría de esos sentimientos pronto. Para ella, los clientes se enamoran de forma “superficial, porque saben que lo que hacemos es falso. El cariño que les brindo depende del dinero que ellos me den a cambio”.

También le confirmó que no debía preocuparse por las enfermedades de transmisión sexual, porque “es probable que la mayoría de las sexoservidoras de hoy en día sean más saludables y conscientes que la secretaria cariñosa promedio”.

Si bien Adams resaltó que el problema de la relación marital es el sexo, le aseguró que satisfacerlo no es su deber, "lo que quiero decir es que quizá ya no quieras tener sexo con él tan seguido. Estás ocupada, estresada o simplemente ya no te excita tanto. Lo entiendo, a mi tampoco me excita en lo absoluto”, mencionó. 

La trabajadora sexual cierra la comunicación reafirmando cómo ‘salvó’ el matrimonio “porque cuando acude a mi, los dos tienen la cantidad de sexo que quieren”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (228)
No (65)