24 de noviembre de 2016 11:43

Campesino peruano demanda a gigante eléctrico alemán por el cambio climático

Saúl Luciano Lliuya acudió hoy, 24 de noviembre de 2016 a la justicia alemana para denunciar al gigante eléctrico alemán RWE debido a que sus centrales térmicas están contribuyendo a derretir el glaciar próximo a su hogar. Foto:EFE.

Saúl Luciano Lliuya acudió hoy, 24 de noviembre de 2016 a la justicia alemana para denunciar al gigante eléctrico alemán RWE debido a que sus centrales térmicas están contribuyendo a derretir el glaciar próximo a su hogar. Foto:EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia EFE

El campesino peruano Saúl Luciano Lliuya, de 36 años y padre de tres hijos, trasladó hoy(24 de noviembre de 2016) a la Justicia alemana su demanda contra el gigante eléctrico RWE, al que culpa del derretimiento de un glaciar que amenaza anegar su hogar, en medio del deterioro del entorno natural andino.

"Están destruyendo los Andes. Y esto es muy triste. No solo para mí, mi familia o todos los que vivimos ahí. Es triste para todo el mundo", explicó Lliuya tras la primera vista del proceso, abierto en la Audiencia de Essen (oeste de Alemania).

La alemana RWE es uno de los mayores consorcios energéticos de Europa y "uno de los grandes contaminantes a escala mundial", defienden este campesino y la ONG Germanwatch, que tutela su lucha contra los efectos del calentamiento global sobre su hogar.

"Vivo en el campo, en Huaraz. El glaciar se derrite y las lagunas están subiendo de nivel. Aparecen lagunas nuevas", prosigue este peruano, para quien viajar a Europa ha sido una odisea y que aspira a trasladar su queja a los responsables de su situación.

Huaraz, a unos 450 kilómetros de Lima, es solo un ejemplo en medio de una catástrofe global, admite, y la demanda se dirige contra RWE por su posición puntera en el sector energético, no porque haya una relación directa con la amenaza sobre su hogar.

Aspira a que la Justicia alemana obligue a la compañía a pagar los 17 000 euros que, según las estimaciones de sus abogados y la ONG, cuestan las medidas de prevención que precisa Huaraz o, al menos, los 6 300 euros que ha invertido en proteger su vivienda.

La ONG asume que es una lucha de "David contra Goliat", explicó su portavoz, Stefan Küper, en que toparán con el argumento del consorcio de que se le puede responsabilizar de un problema global como en el calentamiento de la Tierra.

Son muchas las causas que generan o aceleran el cambio climático, del tráfico aéreo a la sobreexplotación agrícola, apuntan los abogados de la compañía, que rechazan toda responsabilidad en el caso de Huaraz.

Para RWE, los costes para la prevención de catástrofes tales como una inundación, por el derretimiento de glaciares, deben ser asumidos por el Estado peruano.

El consorcio tacha la denuncia de injustificada y recuerda que ya en los años 90 el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional de Alemania negaron la posibilidad de denunciar a empresas energéticas concretas por la contaminación atmosférica global.

El cambio climático es un problema global que debe resolverse a escala internacional. sostiene la compañía, que afirma cumplir todas las leyes europeas e invertir miles de millones en nuevas tecnologías menos contaminantes y en energías renovables.

Una victoria del David peruano contra el Goliat alemán desencadenaría un alud de demandas similares en muchas partes del mundo y su caso se considera difícilmente viable, a efectos jurídicos.

La presidencia de la Audiencia aludió ya a la necesidad de presentar una relación entre las emisiones provocadas por las centrales de RWE y el derretimiento del glaciar andino.

La sesión de apertura del proceso duró algo más de una hora y la corte de Essen no desestimó la causa, sino que fijó una nueva fecha para la siguiente vista, el próximo 15 de diciembre.

Lliuya, cuyo viaje a Europa corre a cuenta de Germanwatch y de la fundación Zukunftsfahigkeit, no cree que regrese a Essen para esa nueva cita -"está muy lejos, cuesta mucho dinero y me quita mucha vida", dijo, en alusión a una serie de contratiempos que surgieron en el camino, incluidos retrasos aéreos-.

Tras cuatro días en Alemania "viviendo en casa de amigos de la organización", explica, regresará en los próximos días a Perú algo decepcionado por no haber podido "expresar aquí y por mí mismo toda la tragedia que se nos viene encima", ya que toda la vista discurrió con las explicaciones de abogados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)