10 de noviembre de 2015 11:30

El cambio climático es una buena noticia para el vino inglés

Imagen referencial. El aumento de las temperaturas ha beneficiado a los fabricantes de vino en Gran Bretaña. Foto: Wikicommons.

Imagen referencial. El aumento de las temperaturas ha beneficiado a los fabricantes de vino en Gran Bretaña. Foto: Wikicommons.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Puede que el cambio climático inquiete a sus colegas del sur de Europa, pero los viticultores ingleses lo ven como la oportunidad de producir más y mejor vino.

"El cambio climático nos resulta muy beneficioso", sentencia Chris Foss, director del departamento de vino del Plumpton College, primera y única escuela de viticultura británica, inaugurada a mediados de los años 1990. Todo un símbolo de un país que hace 30 años ni siquiera aparecía en los mapas de países vinícolas. "

Desde entonces, hemos pasado de unas pocas a más de 600 bodegas", dice Alistair Nesbitt, investigador sobre el clima y la viña en la Universidad East Anglia (UEA). La mayoría de ellas están ubicadas en los condados de Surrey, Sussex y Kent (sureste), así como en Hampshire (suroeste). Pero también las hay en áreas más al norte, como en Yorkshire y en Escocia.

El calentamiento global provoca en Inglaterra "un aumento de las temperaturas medias durante el verano y el otoño, lo cual es bastante bueno para la maduración de las uvas", explica Julien Lecourt, director de investigación de viticultura en la East Malling Research, una organización dedicada a temas agrícolas.

Los meteorólogos también predicen un aumento de las temperaturas medias durante el invierno y la primavera, una disminución de las precipitaciones en verano -que ayudaría a contener ciertas enfermedades de los viñedos- y un incremento de las temperaturas mínimas en estas dos estaciones que significarían una reducción del peligro de heladas para los cultivos, añade.

Pinot Noir en el punto de mira

Este cambio climático, asociado con un suelo calcáreo, ha beneficiado en gran medida a los vinos espumosos ingleses, que representaron dos tercios de los más de seis millones de botellas producidas en 2014.

"La calidad de los vinos espumosos ingleses es muy, muy buena", dice Alistair Nesbitt, en línea con una industria orgullosa de los muchos premios logrados en todo el mundo en los últimos años.

La consagración es un espumoso inglés, el Ridgeview Grosvenor 2009, que el Palacio de Buckingham eligió como aperitivo para la cena oficial organizada a finales de octubre en honor del presidente de China, Xi Jinping.

Si las temperaturas siguen aumentando, "habrá también más oportunidades para vinos más sosegados de mejor calidad, incluyendo tintos", apunta Collette O'Leary, de la bodega Bluebell, en Sussex, que lleva 10 años en el negocio.

Algunos viñedos ya producen grandes Pinot Noir, dijo Chris Foss, matizando que, "lamentablemente, no ocurre cada año". La culpa es de un tiempo muy variable que frena un poco la euforia.

Alistair Nesbitt confirmó que "las temperaturas y los cultivos son muy variables de un año a otro. El calentamiento no es una línea recta, hay altibajos". 2012, por ejemplo, fue particularmente malo debido a un junio frío y lluvioso. En cuanto a este año, los productores se enfrentan a una añada peor por el descenso de las temperaturas en pleno verano que hizo que la cosecha se alargase hasta muy tarde, a principios de noviembre.

De todos modos, "no debemos engañarnos a nosotros mismos, Gran Bretaña no está a punto de convertirse en La Rioja. Estamos hablando de un aumento de temperatura de entre 0 y 2 grados hacia 2038", recuerda Julien Lecourt. En cuanto a tener una producción comercial en el norte, Lecourt no cree que ocurra y Alistair Nesbitt tampoco.

"Hay que mantener la cautela. Después de todo, también se pueden plantar vides en Groenlandia e Islandia (...) Pero si estamos hablando de una producción seria, hay que trazar la línea en el centro de Inglaterra", estima Nebitt.

La modestia es necesaria. Con cerca de 2 000 hectáreas de viñedos plantados "la superficie es apenas más grande que Tasmania. Es bonito, pero pequeño", según él, a pesar de que espera un crecimiento significativo en los próximos años.

Mientras tanto, frente a las ambiciones también mostradas por Bélgica, Dinamarca o Suecia, es Inglaterra la que está por delante, dice Julien Lecourt, y señaló que el país tiene una historia antigua con el vino. "No debemos olvidar que los romanos plantaron vides aquí, y cuando (la región ahora francesa de) Aquitania era inglesa, estábamos involucrados en la explosión de la viticultura allí", recordó. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)