3 de diciembre de 2017 08:51

Bruno Mars superó los ‘24 K’ de su Magic World Tour en el Atahualpa

Concierto de Bruno Mars la noche del sábado 2 de diciembre de 2017, en el Estadio Olímpico Atahualpa de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Concierto de Bruno Mars la noche del sábado 2 de diciembre de 2017, en el Estadio Olímpico Atahualpa de Quito. Fotos: Galo Paguay / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 18
Indiferente 13
Sorprendido 1
Contento 36
Yadira Trujillo
Redactora (I)

Uno de los conciertos con más expectativa en el país se desarrolló con éxito la noche del sábado 2 de diciembre de 2017, en el Estadio Olímpico Atahualpa de Quito. Bruno Mars llegó al Ecuador como parte de su gira 24 K Magic World Tour.

A las 20:00 en punto, una ola del público del graderío alto del estadio mostraba la impaciencia de los fans del artista con mayor número de galardones en el American Music Awards.

Quince minutos después, el Atahualpa se quedó completamente oscuro y DNCE, banda telonera de Mars, llevó la luz al escenario en medio de los gritos del público. Su más reciente single, ‘Kissing Stragers’ dio inicio al repertorio de la banda, cuyo vocalista es Joe Jonas, ex Jonas Brother, quien saludó a sus espectadores en español.

 

Concierto de Bruno Mars la noche del sábado 2 de diciembre de 2017, en el Estadio Olímpico Atahualpa de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO


Pese a la leve lluvia que empezó a esa hora, el estadio repleto bailaba al ritmo del funk pop, frente a la peculiar puesta en escena de DNCE, caracterizada por el colorido atuendo de sus integrantes.

Luego de interpretar ‘Cake by the ocean’, la canción con la que la banda se dio a conocer en el 2015, DNCE se despidió, flameando la bandera del Ecuador.

A las 21:30 una voz daba la bienvenida al 24 K Magic World Tour. Un telón blanco cayó y dejó ver a Bruno Mars, en medio de gritos y la emoción del público ecuatoriano.

La actitud fresca del artista dio inicio a uno de los shows más esperados de los últimos tiempos en Ecuador. Vestía una camiseta roja, un pantalón lijero y zapatos deportivos.

24 K Magic, el éxito de esta gira, encendió la noche con sus toques de los 80 y 90. La pirotecnia que salía del escenario hacia el cielo aumentó la euforia de los fans de Mars, quien, junto a sus seis músicos, mostró toda una composición coreográfica, acompañada por 790 luces móviles, que llenaron de color el Atahualpa.

Concierto de Bruno Mars la noche del sábado 2 de diciembre de 2017, en el Estadio Olímpico Atahualpa de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO


Durante toda la función, Bruno Mars cautivó con sus movimientos de cadera, sobre una tarima con escenografía traída desde Estados Unidos. Su baile perfectamente sincronizado y su sensualidad recuerdan al gran rey del pop, Michael Jackson.

Arnaud Monmarche, francés de 36 años, fue al concierto con su esposa y tuvo la impresión que esperaba de Bruno Mars, a quien define como “el Michael Jackson del siglo XXI”.

Luego de media hora de show, Mars hizo su segunda gran aparición, luciendo la gorra con el logo emblemático de la gira que lo ha llevado por países de Europa y por Sao Paulo, Buenos Aires, Santiago y Lima, en Latinoamérica.

Temas como Treasure, Take the long way home, Versace in the floor fueron coreados por el público durante el show.

Uno de los momentos más emotivos y aplaudidos fue en la interpretación de uno de sus mayores éxitos, When I was your man. Con esta canción miles de luces de celulares se encendieron en todo el estadio.

A esto se sumó la emoción de un público aludido por las palabras en español del Artista del año. “Te quiero mucho chiquita”, cantaba Mars, con expresión corporal sensual, y los gritos desesperados no paraban en el Atahualpa.


Un escenario inundado de color rojo dio inicio a la tercera salida del artista, vistiendo en esta ocasión una camiseta blanca y al ritmo de Locked out of heaven, seguido de Just the way you are.

Nataly Piedra, de 26 años, compró la entrada para el concierto apenas lo anunciaron, en febrero de este año. Sigue su música desde los 19 años y llegó para escuchar una de sus canciones favoritas, Talking to the moon, además de ver al ‘show man’ que es Bruno Mars. “Siempre me ha encantado y siempre pensé que cuando él venga a Ecuador iba a ir. Ahora es un sueño cumplido”

Pero este no fue un show solo para esta edad. Juan del Pozo, de 51 años, fue al concierto junto a su hijo de 10 años. A ambos les gusta Bruno Mars y llegaron para ver “un mega concierto, combinado con un show de última tecnología”

La seguridad durante el evento estuvo a cargo de varias entidades de control, entre ellas la Policía Nacional. “Más o menos 450 agentes, entre interiores, exteriores y vías aledañas al estadio Atahualpa, trabajaron durante la jornada, indicó el Coronel Fausto Salinas, comandante de la Unidad de Mantenimiento del Orden.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (43)
No (16)