15 de julio de 2014 17:30

El uso de la bicicleta puede transformar ciudades, según expertos

La escultura de una inmensa bicicleta de metal  fue instalada en el bulevar de la Naciones Unidas. Los transeúntes la admiran. Fotos: Patricio Terán / EL COMERCIO
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 0
EFE
Bogotá

El uso de la bicicleta como alternativa de transporte podría transformar las ciudades en todo el mundo, pero se requiere mayor liderazgo de las autoridades para promoverla, afirmaron expertos reunidos en Bogotá.

Según investigadores asistentes al seminario "Desarrollo sostenible e integral de movilidad. Miradas de Europa y América Latina", los vehículos se han apoderado del espacio público por lo que es urgente recuperarlo para las personas.

"La bicicleta es un arma de construcción masiva", dijo a Efe el escritor y periodista español Pedro Bravo, quien indicó que este medio de transporte hace "más seguras" y "saludables" las ciudades y permite que sus usuarios ganen "cerca de ocho meses de vida".

A juicio de este escritor, la sociedad ha "entregado la ciudad a los coches", lo que hace necesario devolver "el espacio público a sus verdaderos propietarios".

El experto en temas de movilidad y director de la Fundación Ciudad Humana, Ricardo Montezuma, consideró que, a pesar del gran interés por el uso de la bicicleta en Colombia, todavía falta coordinación entre los actores ciudadanos, los privados y los públicos, así como un "impulso" de parte de los Gobiernos.

Montezuma explicó a Efe que "hay temas en los cuales Colombia es particularmente atrasada con respecto a la política de (uso de) bicicleta", como el hecho de que el código nacional obliga a portar casco y establece las mismas reglas que a las motocicletas, lo que, a su juicio, "es totalmente contraproducente".

El decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Los Andes, Eduardo Behrentz, señaló que cada año los vehículos en Bogotá emiten cinco millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que representa "un desafío para minimizar ese impacto".

Opinó que, si se toman las medidas necesarias, se evitarían "cerca de 30 000 hospitalizaciones por enfermedades respiratorias en niños" en Bogotá y 1 000 muertes en población infantil.

"Por cada peso que invirtamos en mejorar las condiciones de contaminación atmosférica en una ciudad como Bogotá se nos retornan ocho pesos en beneficios sociales y económicos, enfocados en la disminución de enfermedades y mejoramiento de competitividad", dijo Behrentz durante su intervención.

El seminario, que concluirá mañana, es organizado por el CAF-Banco de desarrollo de América Latina, la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), la Unión Europea (UE) y la Universidad de los Andes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)