21 de julio de 2016 16:46

Las bacterias intestinales existen antes que el ser humano, según estudio

las bacterias intestinales proceden de un antecedente común y hace 15,6 millones de años la bacteria que vivía en los gorilas tomó su propio camino evolutivo

Las bacterias intestinales proceden de un antecedente común y hace 15,6 millones de años la bacteria que vivía en los gorilas tomó su propio camino evolutivo. Foto: Wikicommons

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 0
Agencia EFE

Hace más de 15 millones de años que existen las bacterias intestinales, lo que supone una antigüedad mayor que la del propio ser humano, según un estudio publicado este jueves 21 de julio de 2016 en la revista especializada Science.

Científicos de Estados Unidos en la Universidad de Texas en Austin reconstruyeron el árbol genealógico de las bacterias intestinales hasta descubrir que el origen de su existencia precede a la del propio humano.

La bacteria intestinal guió el primer desarrollo de los intestinos, condicionó el sistema inmunológico en su lucha contra los patógenos y puede llegar a afectar al humor y el comportamiento, según la investigación, llevada a cabo por un equipo internacional.

"Es sorprendente cómo nuestros microbios intestinales, que pudimos haber adquirido de muchas otras fuentes, hayan estado co-evolucionando dentro de nosotros tanto tiempo", dijo el profesor de biología integrada Howard Ochman, que ha liderado el estudio.

Según la investigación, las bacterias intestinales proceden de un antecedente común y hace 15,6 millones de años la bacteria que vivía en los gorilas tomó su propio camino evolutivo. La bacteria propia de los humanos apareció hace 5,3 millones de años, cuando divergió de la bacteria de los chimpancés y los bonobos.

Los investigadores recolectaron muestras fecales de los grandes simios africanos y de humanos de Connecticut, que contienen microbios que pueden arrojar luz sobre lo que sucede en el intestino de los animales.

Ochman y sus colegas reconstruyeron árboles genealógicos de las bacterias de los simios y de los humanos hasta determinar su evolución. El siguiente paso de la investigación será determinar si las bacterias intestinales de simios y humanos tienen antecedentes comunes también con el resto de mamíferos y reptiles.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)