23 de marzo de 2016 22:59

El ataque de dos pitbull a una mujer es investigado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
María Victoria Espinosa

La santodomingueña Teresa Navarrete tiene 20 heridas ocasionadas presuntamente por dos perros de raza pitbull. Según testimonios, ella habría sido atacada por los canes en la vivienda de su pareja, ubicada en la cooperativa Los Unificados, en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Navarrete asegura que mientras duerme aún escucha los ladridos de los animales. “Los perros permanecían en el patio. La hembra, de 3 años de edad, recién había parido a cinco cachorros. Ella me atacó primero. Luego, se acercó el macho, de 7 años de edad”.

Ella recuerda que iba a salir de la casa cuando la perra empezó a atacarla en el patio de la vivienda. Navarrete empezó a gritar, pero los vecinos no se atrevían a entrar. Entonces decidió saltar a una piedra de lavar ropa y se internó en el tanque de agua, pero la perra también ingresó. “Traté de ahogarla, pero el otro perro me mordía los brazos”.

Un policía que pasaba por el lugar escuchó los gritos. Se bajó del patrullero y pidió a los vecinos un palo de escoba para golpear al perro y así acercarse a la lavandería donde se encontraba Navarrete. Pero pese a los golpes, el can seguía agresivo. Así que el agente utilizó gas, para tranquilizar al perro que siguió agresivo. Entonces le disparó. La perra se ahogó en el tanque de la lavandería. El accidente ocurrió el 22 de marzo de 2016, a las 15:00 aproximadamente.

Manuel E., es el dueño de los animales. Él asegura que nunca fueron agresivos y no se explica cómo sucedió el accidente. “Me dio pena que los mataran. Yo no sabía que era una raza peligrosa. Nunca mostraron signos de ser agresivos”.

La concejal Norma Ludeña asegura que desde el 2012 se trabaja en la reforma de la ‘Ordenanza que regula las condiciones en que deben mantenerse a los perros ya otros animales domésticos en el cantón Santo Domingo’, que fue publicada por primera vez en el registro oficial Nº 203, el 4 de noviembre de 2003.

La primera reforma al reglamento se dio en mayo de 2010 cuando se derrogó "La ordenanza municipal que determina las condiciones en las que se debe mantener a los perros y otros animales domésticos”.

La segunda reforma fue publicada y puesta en vigencia el 30 de octubre de 2015. “Se han hecho socializaciones a la población, pero aún hay desconocimiento de esta normativa”, dijo Ludeña.

En el artículo 9 de ese cuerpo legal se “prohíbe expresamente para la tenencia y comercialización las razas de perros de características físicas fuertes según su raza, como: bóxer, Akita, gran danés, rottweiler, pitbull, bullterrier, fila brasileño, así como de aquellos que de adultos tengan un peso superior a 25 kilos; debiendo además, exigirse al dueño del can, aprobar un curso de adiestramiento y manejo responsable”.

Manuel E., afirma que no conocía la ordenanza y que los perros no fueron educados para atacar. “Eran perros domésticos. Se trataban con cuidados y amor”.

Sin embargo, la Unidad Municipal de Fauna Urbana inició una investigación sobre ese caso. Según ese departamento es el segundo caso que se da en la provincia desde que se aprobó la ordenanza Nº E-019-VQM.

El primero se registró el pasado 5 de marzo de 2016. La Fiscalía investiga el incidente en el que un niño de 4 años perdió la vida tras las más de 30 mordidas que le propició el can que era la mascota del abuelo del menor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)