27 de enero de 2015 12:46

El arte abstracto de Kandinsky desembarca en Río de Janeiro

Una visitante observa unos cuadros de Wassily Kandinsky. Foto: Archivo EFE

Una visitante observa unos cuadros de Wassily Kandinsky. Foto: Archivo EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Agencia EFE

La exposición 'Kandinsky: todo comienza en un punto', exhibida por primera vez fuera de Europa y que ayuda a comprender la evolución del pintor ruso Wassily Kandinsky como artista y precursor del arte abstracto, será abierta al público mañana (28 de enero) en la ciudad brasileña de Río de Janeiro.

La muestra, que inició por Brasilia el año pasado una gira brasileña, estará a disposición del público carioca en la sede del Centro Cultural Banco do Brasil (CCBB) hasta el 30 de marzo, cuando parte rumbo a Belo Horizonte.

La exposición propone un paseo por las influencias del artista nacido en Moscú en 1866, y ya en la primera sala es posible conocer los objetos con los cuales el artista tuvo contacto en uno de sus primeros viajes por el territorio y el folclor de Rusia. Se trata de juguetes, puertas, baúles y fotos que ayudan a entender cómo Kandinsky evolucionó en su carrera.

"Las influencias, aquello que Kandinsky absorbe para crear alguna cosa absolutamente nueva, todo ese complejo, ese caldo cultural, está aquí en la exposición", explica el director general de la muestra, Rodolfo de Athayde.

"Tendremos una exposición sui generis porque, como dice el nombre 'Kandinsky: todo comienza en un punto', es algo que va a las raíces de la vida y la obra del artista", agrega De Athayde.

El director de la exposición también destaca la presencia de objetos de curanderos reunidos en las últimas salas de la exposición, cuando las obras del ruso comenzaron a mostrar aquello que se convertiría en su marca: la abstracción.

"Y también, por ejemplo, su relación obvia e igualmente muy fuerte con la música", agrega De Athayde, quien explica que Kandinsky se consideraba una persona con el don de poder sentir sonidos en los colores que trabajaba y de, a partir de esos colores, poder imaginar las notas musicales a las que correspondían.

En un espacio interactivo será posible hacer una inmersión en las pinturas de Kandinsky con unos anteojos de realidad aumentada y que permiten, a partir del movimiento del visitante, ver las pinturas desmembradas.

En total, más de cien objetos, entre piezas de la cultura rusa y obras de arte de Kandinsky y de artistas que lo influyeron, estarán expuestas en el CCBB. En la muestra destacan obras como "Improvisación nº 11", de 1910, y "En blanco", de 1920, consideradas entre las más famosas del artista.

Para poder traer las obras a Brasil fue necesario una "compleja negociación y una logística muy cara", ya que se trata de pinturas de gran valor en el mercado mundial y que pertenecen a colecciones de importantes museos, explicó De Athayde.

La muestra reúne obras de diez museos y de siete colecciones particulares, entre ellas el Museo Estatal de San Petesburgo, que cedió la mayor parte de las piezas.

"El sentido de la exposición es mostrar no sólo a Kandinsky sino un concepto general sobre el artista a partir de sus amigos o de las personas que lo influyeron. Ese fue el principal sentido de la elección de las obras", explicó la rusa Eugenia Petrova, comisaria de la exposición en asociación con su compatriota Joseph Kiblitsky.

La muestra permite conocer un poco más sobre el abogado que decidió dedicarse al arte y especialmente "las obras de su período más prolífico e interesante como creador", según de Athayde. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)