2 de julio de 2017 00:00

Antisana, un reflejo del avance del cambio climático en el país

Estudios revelan que el hielo retrocede 20 metros cada año. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Estudios revelan que el hielo retrocede 20 metros cada año. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 11
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Isabel Alarcón
Redactora (I)
[email protected]

Subir al Antisana puede ser una experiencia distinta para quien lo hizo hace 20 años o más. En el camino, los espacios antes cubiertos por hielo, ahora permanecen como áreas negras que evidencian cómo el cambio climático ha ido afectando a los glaciares.

El primer contacto con el hielo se experimenta a los
4 800 metros sobre el nivel del mar. Si continúa la tendencia actual de aumento de temperatura y cambios en las precipitaciones, para el 2050 los visitantes de la reserva tendrán que llegar a los 5 300 metros de altura para poder pisar sobre la superficie blanca.

Estas predicciones fueron presentadas a propósito de las Jornadas Europeas de la Diplomacia Climática que se llevaron a cabo esta semana en diferentes países del mundo.

En Ecuador se conmemoró con el ascenso de los embajadores de la Unión Europea, sus agencias de cooperación técnica y la delegación del Ministerio del Ambiente a este nevado. Según Tarcisio Granizo, ministro de esta entidad, “al subir al glaciar, uno se da cuenta que el cambio es real”.

Luis Maisincho, investigador del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) y de la Universidad Ikiam, explica que estas zonas responden rápidamente al cambio del clima.

En estos 20 años de mediciones, han constatado que el hielo ha retrocedido alrededor de 350 metros. Es decir, entre 20 a 25 metros por año.

La situación es grave en especial para la población de la región andina, dice Maisincho, ya que dependen en cierto grado de los glaciares para el abastecimiento de agua.

Los estudios también han servido para hacer reconstrucciones del estado del glaciar desde 1950. El investigador cuenta que se constató una aceleración en el retroceso del hielo desde finales de la década de los años 70. Esto coincide con el aumento de la contaminación de la atmósfera.

Según los resultados de la Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático, realizada por el MAE, a nivel de la línea ecuatorial las temperaturas atmosféricas aumentarían alrededor de cuatro grados centígrados en zonas de cordillera para finales del siglo XXI.

Estimaciones de la cobertura glaciar realizadas sobre los casquetes del Cotopaxi, Chimborazo, Carihuayrazo y Antisana muestran que los volcanes del Ecuador han perdido cerca del 40% de sus superficies durante el último medio siglo. Los más afectados son aquellos ubicados hacia la Costa del pacífico.

Aunque el deshielo es irreversible, Granizo explica que se están aplicando programas de mitigación y adaptación al cambio climático, sobre todo con las comunidades locales. Tras la ratificación del Acuerdo de París, se busca reforzar los esfuerzos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)