1 de septiembre de 2014 00:05

Un ‘affaire’ del siglo XIX a ritmo de electro pop

Obras

Juan José Moreno y Diana Muller en el teatro Parapluie durante el ensayo de la obra. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 8
Contento 0
Fernando Criollo. Redactor (I)
fcriollo@elcomercio.com

Su vocación por la literatura y el teatro impulsó a César Salazar a poner en escena ‘Natasha, Pierre y el gran cometa de 1812’, a estrenarse este jueves, 4 de septiembre. La obra es una adaptación en formato de teatro musical que se basa en ‘Guerra y paz’, de León Tolstoi, con la que además se inaugura el Teatro Parapluie, un nuevo espacio escénico en el norte de Quito.

Escrita y musicalizada en el 2011 por Dave Malloy, la pieza cuenta la historia de Natasha, quien espera a su novio que está en el extranjero. En ese tiempo conoce a Anatole, un joven galán por el cual se deja seducir e intenta una fuga que no llega a concretarse, ganándose el repudio de su familia. Natasha, entonces, solo encontrará consuelo en la mirada de un amigo. Una historia que se desarrolla en el contexto de la invasión napoleónica a Rusia en el siglo XIX e interpretada en dos actos por 11 cantantes actores.

Salazar gestionó la licencia de la obra y recibió una copia de las partituras, que incluyen 27 números musicales, a partir de lo cual se trabajó en su traducción junto con Álvaro Alemán, del departamento de Literatura de la Universidad San Francisco.

Consciente de que este es un proceso complejo, la transcripción de las canciones al español le impuso un reto adicional. “No solo se tiene que buscar el sentido o el espíritu del texto original. Siempre hay la tentación de mejorar al autor pero a la vez es necesario respetarlo”, dice Salazar.

Al tratarse de una canción, el texto en español debe coincidir con el tiempo y el ritmo de su versión en inglés que tiene un vocabulario con una estructura y extensión diferentes. Para la versión ecuatoriana se manejó el uso de un español estándar, pero con algunos quiteñismos. Fue así como el montaje se apropió de una obra de la literatura universal a través del lenguaje.

Era la primera vez que una obra de Malloy era replicada en otro idioma y al no contar con un guión técnico se fue adaptando paulatinamente junto con el director musical, César Espinoza, y el director escénico, Charly Calvache.

Musicalmente, la obra tiene tres vertientes. La música báltica de origen gitano, que marca los momentos más alegres, de acción y de tensión; la balada a piano y voz, que enfatiza los momentos de intimidad e introspección; y una fusión de sonidos contemporáneos entre el pop, la electrónica y el rock, que marca el ritmo y la dinámica de cada escena y sus personajes. Piezas que serán interpretadas básicamente con instrumentos sinfónicos por nueve músicos.

“La historia se cuenta a través de la música con la interpretación de solistas que se alternan con coros que refuerzan el libreto. Hay momentos netamente escénicos que se funden con momentos más dramáticos en el que prima el canto”, explica Salazar.

Pero más allá del contexto histórico y literario, el montaje se aleja de los convencionalismos para romper con la cuarta pared y hacer que el espectador viva una experiencia de total inmersión en la Rusia del siglo XIX. Es por eso que los actores interpretarán su papel entre las mesas dispuestas para el público, entre los que se espera la presencia del autor del musical original y su esposa.

Esa cercanía del actor con su público impuso un reto adicional en el maquillaje y el vestuario. Javier Ponzio explica que en su propuesta de vestuario trabajó sobre modelos y diseños de la época pero tomándose algunas licencias creativas en el color y la textura. De ese modo logró transmitir la personalidad de cada personaje pero también su condición social.

Es una obra que -según Salazar- refleja la complejidad de la narrativa y de los personajes expuestos por uno de los grandes autores rusos. Además, se articula a una serie de discursos y subtextos políticos, sociales e históricos, que recobran vigencia en la universalidad del amor y la muerte.

‘Natasha, Pierre y el gran cometa de 1812’


La obra. Es una adaptación musical de la novela ‘sGuerra y paz’, del escritor ruso León Tolstoi.

En EE.UU. La ópera pop fue estrenada en el 2012 en el circuito alternativo de Broadway Ars Nova.

En Ecuador. La obra se estrenará este jueves, 4 de septiembre, y estará en cartelera hasta el 28.

El teatro. Parapluie es un nuevo espacio escénico ubicado en Isabel La Católica N24 561 y Cordero.

Funciones. De jueves a sábado, 20:30, y el domingo, a las 18:30. Entradas entre USD 15 y USD 40.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)