3 de December de 2010 00:00

El acceso a la atención médica es limitado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad



En Cayambe existen siete subcentros de salud, uno en cada parroquia. En cada uno atiende un médico general, una enfermera y un odontólogo.

Los 69 800 habitantes de Cayambe solo cuentan con el Hospital Raúl Maldonado. Ahí laboran seis ginecólogos y obstetras. En 2009 atendieron 912 partos.

También hay tres maternidades privadas, cuyos costos oscilan, entre USD 170 en caso de parto normal y 415 en cesárea. Pero no todos pueden cubrir estos rubros, por lo que prefieren dar a luz en sus casas. Isabel Iguamba, técnica del área de discapacidad del Instituto de la Niñez y la Familia (Infa), contó que de los 100 niños que reciben becas para rehabilitación física, el 60% nació en sus casas.

Uno de estos casos es el de Alexis Cuascota, de 9 años. Su madre Blanca Nepas, de 38, estuvo sola cuando le vinieron los dolores de parto. Durante el alumbramiento tuvo fiebre, cuando el bebé salió no lo pudo sujetar, cayó al piso y se golpeó. Ella cree que esa es la causa para que Alexis tenga parálisis cerebral.

Ellos viven en la comunidad de Muyurco en la parroquia Olmedo, a una hora y media del hospital. Franklin Domínguez, coordinador del Área 12 de Salud de Cayambe, dijo que las condiciones geográficas no permiten cubrir toda la demanda. Por ejemplo, existen comunidades, como Quinchucajas, a cuatro horas de distancia del centro parroquial de Cayambe. Para tratar de abastecer la demanda en estas zonas trabajan 46 parteras certificadas por el Ministerio de Salud.

Misael Díaz, médico de la Misión Manuela Espejo, explicó que las complicaciones durante el parto causan asfixia al niño y provocan lesiones en el cerebro.

Narcisa Tipanluisa, de 34 años, vive en la comunidad de Izacata, en la parroquia de Cangahua. Hace cuatro años alumbró en su casa a su octavo hijo, Rubiño Tarabata. Esta mujer fue asistida por una partera que no pudo controlar la hemorragia.

En ese momento su esposo decidió llevarla al hospital cuando el niño nació pensaron que había fallecido porque se puso morado y no lloró. El infante sufrió asfixia, lo que le provocó parálisis cerebral. El niño no camina. Es como un bebé de meses.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)