Jorge Ribadeneira

‘Últimas’ del 59

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
4 de December de 2011 00:01

Ya está más o menos contada la historia y anécdota de la fiesta quiteña y parece justo reseñar algo sobre su “inventor”, el vespertino Últimas Noticias. Nació hace ya 73 años pero se precia de que todavía es juvenil. Ese mes y año, junio de 1938, Quito era una ciudad más bien pequeña, que funcionaba desde Chimbacalle hasta la avenida Colón, larga y simpática, vigilada por el Pichincha, hospitalaria de principio a fin. Últimas se presentó como un hijo de EL COMERCIO, el matutino que había sido fundado en 1906 y cumplía los 32 años. Los fundadores del diario de la tarde fueron don Carlos Mantilla Jácome -también fundador del matutino- y sus hijos Carlos y Jorge.

Desde 1953 hasta 1968, el jefe de Últimas -buen jefe en honor a la verdad- fue el periodista César Larrea Velásquez, quien se entregó con alma, vida y corazón al vespertino y se caracterizó por su quiteñismo y su entrega a la causa (de Quito y el tabloide). Don César y sus amigazos Gonzalo Benítez, Luis Alberto Valencia (el dúo Benítez y Valencia) y el periodista Luis Banderas conversaron en noviembre de 1959 sobre su tema preferido -la ciudad- y surgió la idea de impulsar una gran serenata en la noche del 5 de diciembre, como un homenaje a la ciudad y a la canción ecuatoriana.

De inmediato, César Larrea -delegado por el grupo para concretar la iniciativa- entró en acción y desde el 18 de noviembre de 1959 publicó en las páginas del vespertino la invitación a los habitantes de la ciudad para animar la víspera de la fundación española. Luego, los periodistas de Últimas estuvieron atentos a la respuesta y no se sintieron defraudados. Los serenateros fueron apareciendo en los diversos barrios y las notas musicales resonaron poco a poco en el ambiente capitalino, aunque no todavía con mayor dimensión. El año 61 fue la consagración, con Benítez y Valencia dando la partida en la Plaza Grande y la gente lanzándose al baile. Lo de hoy -con todo lo bueno, lo malo y aun lo feo- es una fiesta gigante.

Últimas Noticias se consolidó entonces como el periódico de Quito, con un grupo destacado e interesante de periodistas, entre los cuales se recuerda a Santiago Jervis, quien dio todos los pasos desde cronista hasta director; René Villegas, un boliviano muy querido en Quito; Fernando Maldonado, quien dejó el periodismo para dedicarse a la política; Gilberto Mantilla Garzón, economista que en Últimas Noticias mantenía una columna deportiva con el seudónimo de Cantaclaro; Carlos Rodríguez Coll, periodista deportivo con otra columna que firmaba Fassman; Wigberto Dueñas, quien tenía un programa radial como ‘Indio Mariano’; Aníbal Araujo, periodista deportivo que fue uno de los fundadores de la carrera de Últimas Noticias; Víctor Hinostroza y el autor de esta nota, quien había ingresado por esos días y prestaría su colaboración con cartas a San Pedro. Gratos recuerdos.