22 de February de 2010 00:00

Reflexión

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Enrique Echeverría G.

La Corte Nacional de Justicia (antes Corte Suprema) ha dictado un Instructivo para juzgar a los miembros de la Corte Constitucional. Reitera una regla importantísima que ya consta en la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional: la responsabilidad penal por hechos punibles cometidos durante y con ocasión de las funciones, pueden ser objeto de denuncia, investigación y acusación pero únicamente por el Fiscal General del Estado' “excepto en lo que tiene que ver con las opiniones, fallos y votos emitidos en el ejercicio de su cargo, en cuyo caso no serán objeto de responsabilidad penal”. Esta reiteración es razonable, pues si por cada sentencia que emite un magistrado puede ser objeto de responsabilidad penal, ¿quién se atrevería a dictarla?

El Consejo de la Judicatura sancionó con multa a los ministros de la Primera Sala de la Corte de Pichincha -doctores Patricio Arízaga, Marco Maldonado y Jorge Cadena- por desestimar y calificar de temeraria y maliciosa una denuncia presentada por el ex Director Jurídico de la Contraloría contra un funcionario del ex Ministerio de Bienestar Social.

¿El origen?: una queja del Contralor, de 18 de julio de 2008 y, talvez sin quererlo, coincide con la resolución de estos tres magistrados en favor de Teleamazonas, por la clausura temporal de diciembre de 2009. Esta cercanía de los dos hechos, trae confusión y, a muchos, les parece falta de independencia y dedicatoria al poder político.

A la larga, estos magistrados han merecido sanción de multa del Consejo de la Judicatura, a razón de USD 340 por cada uno, pero negando la solicitud de Contraloría General del Estado de que los destituyan del cargo.

En el panorama judicial hay signos preocupantes, pues desde la Presidencia del máximo organismo judicial se emitió una disposición para que, en calidad de conjueces ocasionales actúen, los doctores Galo García Feraud, Jaime Flor Rubianes y Jaime Velasco Dávila, encargándolos atender el juicio que, por peculado, se sigue contra los hermanos Isaías y otros, a pesar de que el Dr. Velasco, cuando era presidente de la Suprema, intervino en ese juicio como juez y habiendo anticipado concepto ya no puede actuar nuevamente. Por lo demás, se trata de un juicio que tiene más de 100 volúmenes: ¿cuánto tiempo necesitarían para estudiarlo y resolver?

Porque, en materia de juicios se acumula tanto papel que uno, proveniente de la Fiscalía debe pasar al Superior y tiene nada menos que 246 cuerpos que contienen 27 854 fojas. Un nuevo Juez, ¿cuánto tiempo necesitaría solo para leer esos 246 tomos y resolver correctamente?

Parece llegada la hora de la reflexión, para evitar que el campo de la justicia se convierta en un caos, donde triunfen las pasiones y la independencia de la Función termine en dependencia. La Justicia debe ser libre e intocable.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)