Enrique Echeverría

Mala práctica

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
7 de November de 2011 00:04

Hasta el año 2 000 y -en lo esencial hasta hoy- existía y existe sanción para los médicos que, sin intención, han causado la muerte de una persona. La sanción es de prisión de tres meses a dos años. Se trata del homicidio inintencional, entendida la falta de intención por culpa en el ejercicio del trabajo; y la culpa, cuando el hecho pudo ser …“previsto pero no querido por el agente”. Entonces se atribuye el resultado a negligencia, imprudencia, impericia, o inobservancia de ley, reglamento u órdenes. (Art.14 C.P.).

Este resultado fue identificado como mala práctica médica. En varios casos, la apreciación de negligencia, imprudencia e impericia del médico, determinó–de buena fe- que deudos o parientes atribuyesen el resultado a mala práctica, e inicien juicios penales. Más, en otros casos, el juicio penal o no se inició, o se interrumpió en su curso, cuando se producía el arreglo económico, con pago de dinero por el profesional que temía ser objeto de denuncia pública.

En capas cultas e incultas se fueron acuñando frases adversas a los médicos. Por ejemplo: un médico cura, dos médicos, dudan; tres médicos, muerte segura. La fe religiosa conduce también a confiar en la intervención divina el resultado favorable. Cuando la intervención quirúrgica es exitosa, se atribuye básicamente a Dios; o a la Virgen, o a uno cualquiera de los santos.

En octubre del 2008, la Constitución vigente introdujo en el artículo 54 esta norma: “Las personas serán responsables por la mala práctica en el ejercicio de su profesión, arte u oficio, en especial aquella que ponga en riesgo la integridad o la vida de las personas”.

Actualmente, circula un proyecto de nuevo Código Penal en el que se habla ya de mala práctica médica y daños en la salud …“de forma culposa”. Es el mismo delito inintencional, pero en lugar de sancionar con prisión de tres meses a dos años ahora estipula prisión de tres a cinco años. Entre otros casos, el más grave: “si se produce la muerte del paciente será sancionado con pena privativa de libertad de siete a once e inhabilitación de por vida para el ejercicio profesional”. Se advierte, a primera vista, la falta de rigor en la tipificación del hecho, pues no indica si el “siete a once” son años, meses o cuánto tiempo.

Los legisladores deben pensar tranquilamente en los efectos que pueden producirse. ¿Cuántos cirujanos se negarán a operar? ¿Cuántos ciudadanos no se aprestarán a acusar al médico, en la esperanza de conseguir el arreglo económico? Si hay casos de negligencia, parece suficiente el régimen penal actual. Hay que tener en cuenta que el médico no se ha preparado para causar la muerte del paciente; y que la calificación de negligencia, imprudencia, impericia queda librada al entendimiento de cada quien. ¿No acudirán a hospitales de Colombia para ser operados?