Pablo Ortiz García

Horario para ofender

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
22 de November de 2013 00:02

Como consecuencia del ejercicio de mi profesión de abogado, llegan a mi conocimiento situaciones, por decir lo menos, asombrosas. El caso que relataré el día de hoy, no deja de tener sus "encantos". Esta "joyita" fue expedida por el Consejo de la Judicatura, en una resolución firmada la última semana de octubre pasado.

Como en los cuentos de hadas, pero este con un final "inesperado", érase una vez un ciudadano que fue condenado en primera instancia a 20 días de prisión correccional por actos de violencia intrafamiliar (la víctima de estos hechos "de valentía machista", fue la excónyuge). Este personaje apeló de la sentencia, y el juez a cargo del caso, rebajó la sentencia de 20 a 8 días. Para los jueces de primera y segunda instancias, el denunciado cometió una contravención y, por tanto, debía ir a prisión.

El Consejo de la Judicatura conoció del caso por cuanto el sentenciado es miembro de la Función Judicial, incorporado en las cortes de justicia en la última reestructuración. Se le inició un proceso administrativo interno, llamado expediente disciplinario, y este personaje no fue sancionado con destitución de su cargo, por cuanto su actuación (como ofensor de una mujer), "no corresponde a aquellos actos realizados en el ejercicio de sus funciones, sino de las supuestas agresiones atribuidas al sumariado cuando se encontraba fuera de su horario de trabajo…". Es decir, una persona que actúa de la forma relatada por los jueces que lo condenaron, sólo puede ser sancionada si la agresión, verbal o física, se la realiza dentro del horario de trabajo. ¡Increíble! Los miembros del Consejo de la Judicatura, establecen horario dentro del cual el ejecutor de violencia familiar puede ser castigado. Fuera de horario laboral es conducta aceptada.

Es asombroso que los miembros del Consejo de la Judicatura, institución encargada por mandato constitucional del Gobierno, administración, vigilancia y disciplina de la Función Judicial, sostengan que el señor no es sujeto a sanción por cuanto el hecho relatado no fue cometido en horas laborables. ¡Acaso no perjudica, aún más, a la imagen de la Función Judicial, tener personal que agrede a una dama! El Código Orgánico de la Función Judicial prevé como infracción gravísima de un servidor de la Función Judicial, y por tanto merecedor de destitución del cargo, haber recibido una "condena en firme como autor, cómplice o encubridor de un delito doloso reprimido con pena de privación de libertad" (109, número 8). Pero en el caso relatado, para que ello sea punible debió ocurrir en las instalaciones judiciales. Al funcionario público de este cuento se le exculpa porque su conducta, tipificada como contravención en la legislación penal, fue cometida en "horas sabrosas" .