28 de August de 2010 00:00

LA ZONA AZUL

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Cobrar por estacionar en la calle. ¿Un derecho del Municipio de Quito o un pretexto para obtener recursos? La medida puesta en práctica ha generado molestias en la ciudadanía.

En el 2004 se declaró Zona Azul a La Mariscal. Ahora se amplía dicha zona en los alrededores del parque La Carolina, pero la idea es extenderla a otros lugares de la ciudad, especialmente del centro-norte. En otras ciudades del mundo existe el parqueo tarifado. Se trata de generar recursos para la ciudad y evitar el excesivo uso de vehículos particulares.

Pero eso funciona en países donde el transporte público es abundante, cómodo, organizado y seguro. No es el caso de Quito, cuyos habitantes se adaptaron y colaboraron con la medida del Pico y Placa pero que muestran su preocupación por el intento de cobro de impuestos a la gasolina y a la circulación o de tarifar más zonas de estacionamiento.

Hay afiches contra la Zona Azul y preocupación de comerciantes por probables bajas de sus negocios. Lo peor de todo es que la inseguridad que campea en nuestra ciudad - como en todo el país - tiene como uno de los blancos los vehículos: se los llevan o los desmantelan. Por eso que el cobro del estacionamiento debiera incluir un seguro contra robos.

Aunque lo ideal sería contar con abundantes y seguras áreas de estacionamiento. Se podría levantar edificios de parqueos con inversión privada estimulada desde el Municipio, o alentar los comodatos o fideicomisos de áreas públicas tarifadas y seguras que desocupen las calles de automóviles para mejorar la circulación.

Varias ideas circulan desde hace rato. Una de ellas en el parque La Carolina: construir un inmenso estacionamiento subterráneo que sería una solución para muchos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)