20 de July de 2010 00:00

SUGERENCIAS IGNORADAS

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Tal como sucede con todos los temas en un mundo interconectado, la comunidad internacional, a través de sistemas como la ONU y la OEA, ha hecho públicas en estos meses observaciones sobre algunos puntos claves del proyecto de Ley de Comunicación. El acuerdo legislativo de diciembre del 2009 se comprometió a cotejar el proyecto de ley con la normativa internacional.

Pero pese a que una democracia se afinca y valora por su grado de respeto a la libertad de expresión de la gente, el proyecto aprobado por la mayoría oficialista de la Comisión Ocasional de Comunicación y cuyo procedimiento ha sido cuestionado, no acogió observaciones esenciales.

En torno a la conformación del Consejo de Comunicación, la OEA dijo que no reunía las garantías de autonomía; la Unesco sostuvo que debería tener autonomía administrativa y financiera; y la ONU que debe ser independiente de los poderes. La mayoría oficialista desoyó el acuerdo legislativo multipartidista e incluyó a representantes del Ejecutivo.

La OEA cuestionó la censura previa; la Unesco observó que las condiciones de la información (ver numeral nueve del proyecto final) afectan a la libertad de expresión; y la ONU fue más allá y cuestionó la responsabilidad ulterior.

Tanto la OEA como la Unesco se oponen a las limitaciones por la titulación profesional para el ejercicio del periodismo; la Unesco apunta que viola instrumentos internacionales: y la ONU recomienda los cursos de capacitación.

La OEA cuestionó el cierre de medios y la Unesco dijo que era sensible sancionar a periodistas y medios de comunicación. El proyecto se mantiene en las sanciones.

La libertad de expresión de la ciudadanía, si un proyecto así prospera, corre un serio peligro. El mundo observa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)