Enfoque internacional

El destino del odio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 9

Eliyahu Yerushalmi
Embajador de Israel en Ecuador

Cuando el niño de 13 años de edad se montó en su bicicleta, el pasado lunes 12 de octubre, él planeaba ir a comprar caramelos. Le dijo a su preocupada madre que iba a estar de vuelta en cinco minutos. Pero cinco minutos más tarde, no estaba en casa. Fue brutalmente atacado y casi perdió la vida. Nunca esperó ser apuñalado 15 veces, nunca esperó que su paseo fuera a terminar en terapia intensiva.

Él -y la mayoría de las personas- nunca esperó que su agresor sea un niño palestino de 13 años. Sin embargo, la mayoría de los atacantes en la reciente ola de terrorismo en Jerusalén, Tel Aviv y otras ciudades israelíes fueron jóvenes palestinos entre 16 y 25 años.

Sí, es chocante que un niño de 13 años pudiera realizar un ataque terrorista, pero lamentablemente no es sorprendente para aquellos familiarizados con el grado de incitación a la violencia a la que estos niños están expuestos.

El joven israelí no fue casi asesinado en una pelea escolar que se salió de control. Fue un evento inspirado por ideologías, alimentado por el odio y el apoyo de un entorno que valora la violencia por sobre la coexistencia.

Cuando son palestinos quienes están involucrados en terrorismo, muchos tratan de comprender la motivación de los ataques basándose en sus propios códigos morales, experiencias o forma de pensar. Por lo tanto, asumen que la actual ola de terrorismo deriva del estancamiento del proceso de paz, la frustración por las condiciones económicas o inclusive la ira por los asentamientos o la situación en la mezquita de Al-Aqsa.

Estas conjeturas ignoran la causa genuina de los ataques terroristas actuales: una sociedad palestina que nutre deliberadamente una cultura de odio y adoctrina a sus jóvenes en la deshumanización de los judíos.

Desde temprana edad, los niños palestinos son sometidos a propagandas que promueven el odio e incitan a la violencia. Los más pequeños miran programas de televisión con personajes al estilo de Disney que los animan a matar a todos los judíos y convertirse en mártires. Los niños del jardín de infantes se “gradúan” en uniformes militares, portando armas de juguete.

Niños en Cisjordania estudian de acuerdo a un currículo oficial de la Autoridad Palestina (AP) que legitima la violencia indiscriminada en contra de los israelíes. Los adolescentes escuchan a los líderes de la AP alabar la yihad y el martirio.

Niños palestinos están siendo criados en una cultura generalizada de odio y alimentados con una dieta constante de mentiras. Ellos están siendo entrenados para creer que el compromiso es la entrega, la violencia es el mejor camino y el martirio es el más alto honor.

Los niños palestinos merecen aprender a aspirar a un futuro mejor. Su destino no debe ser cautivo de una cultura de odio.
Para que la violencia llegue a un fin, para que la paz sea una realidad, y para que un Estado Palestino sea establecido, su liderazgo debe educar hacia la paz, en lugar de promover el derramamiento de sangre.