Imagen facilitada por Tokyo Electric Power Company (TEPCO) y el Instituto Internacional de Investigación para el Desmantelamiento Nuclear (IRID) del robot acuático que ambas empresas han desarrollado para analizar el interior del reactor número 3 de la a

Imagen facilitada por Tokyo Electric Power Company (TEPCO) y el Instituto Internacional de Investigación para el Desmantelamiento Nuclear (IRID) del robot acuático que ambas empresas han desarrollado para analizar el interior del reactor número 3 de la accidentada planta de Fukushima. Foto: EFE

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (0)

iNTELIGENCIA aRTIFICIAL

Robot acuático capta posible combustible fundido en el reactor 3 de Fukushima

Agencia EFE

El robot acuático introducido esta semana en la vasija del reactor número 3 de la accidentada central nuclear de Fukushima ha captado imágenes de lo que parece ser combustible fundido, informó la propietaria de la planta en un comunicado.

Tokyo Electric Power Company (TEPCO) se dispone a realizar el sábado 22 de julio del 2017 una tercera exploración del lugar y llegar hasta la base de la vasija, que se encuentra parcialmente hundida, tras revelar la noche anterior que han examinado "lo que probablemente son materiales fundidos cimentados y algunas sustancias caídas".

Las nuevas imágenes captadas por el robot muestran una sustancia naranja en un dispositivo que opera las barras de control del combustible y algunos carámbanos de lo que parece el mismo material.

Es el hallazgo más reciente del dispositivo manejado por control remoto introducido el miércoles en el reactor 3, que se encuentra inundado con agua marina inyectada para refrigerar el material nuclear, con vistas a preparar el camino para su desmantelamiento.

Los reactores 1, 2 y 3 sufrieron fusiones parciales de sus núcleos a raíz del desastre desencadenado por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011, y conocer el estado exacto de las barras de combustible radiactivo es fundamental para su manejo y retirada.

La unidad número 3 es la que presenta mayores dificultades para su evaluación, puesto que a los niveles extremos de radiactividad -que impiden que operarios humanos puedan acercarse- se une el mayor volumen de agua de los reactores, unos 6,4 metros de profundidad.

El autómata tratará hoy de llegar a la base de la vasija, aunque TEPCO advirtió de que "existe la posibilidad de que (el robot) no sea recogido debido a las múltiples sustancias caídas".

Se cree que la mayor parte de barras de dióxido de uranio y MOX (una mezcla de uranio y óxido de plutonio) del reactor se fundieron a consecuencia del accidente y fueron a parar al fondo de la vasija.

La operadora ha empleado anteriormente otros modelos robóticos para investigar el interior de los reactores 1 y 2, donde los niveles de agua inyectada son menores que en la unidad 3, aunque en ninguno de los dos casos logró evaluar el estado exacto del combustible fundido por diversos problemas técnicos.