La nueva característica de WhatsApp permite modificar los estados de los usuarios. Foto: COmputerworld / IDG.

La nueva característica de WhatsApp permite modificar los estados de los usuarios. Foto: COmputerworld / IDG.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)

redes sociales 

WhatsApp cambia para parecerse sospechosamente a Snapchat

Redacción GuaiFai y Computerworld IDG (I)

Mientras que Snapchat se prepara para entrar al mercado bursátil y vender acciones de la compañía, ya tiene un fuerte contrincante del qué preocuparse. Facebook ha estado lanzando sus misiles digitales a la aplicación de mensajería por imágenes desde hace años, creando una funcionalidad similar a la de Snapchat con sus Historias, la inclusión de ‘stickers’ y otros efectos en la app de Messenger y la creación de mensajes secretos a través de Facebook, mismos que desaparecen luego de un tiempo de publicados

Ahora Snapchat tiene otro competidor respaldado por Facebook, y tal vez sea uno de los más peligrosos

WhatsApp, la aplicación de mensajería instantánea propiedad de Facebook, ha entrado al juego de los mensajes temporales. La aplicación está celebrando su octavo año de creación con el lanzamiento de una completamente nueva funcionalidad para el ‘estado del usuario’, que fue una de las que ayudó a catapultar su popularidad. Donde antes se podía colocar una foto y una frase, ahora se podrá compartir varias imágenes y videos como actualización de estado, con filtros y efectos para ‘tunear’ las imágenes

Facebook no se ha detenido en su ataque a Snapchat, y la actualización de WhatsApp pocos días antes de la venta de acciones de Snapchat es una de las movidas más agresivas hasta ahora.

Mientras que las Historias de Instagram copiaron una característica y la aplicaron a una red social ya existente, la actualización de estados de WhatsApp ha elevado el campo de batalla entre las redes sociales. Y con un alcance global de más de mil millones de usuarios activos al mes, WhatsApp podría golpear un poco a Snapchat.

Funcionamiento


La nueva característica de WhatsApp, que comenzó a llegar desde esta semana a teléfonos con iOS y Android es relativamente simple. En lugar de mostrar un simple estado de “disponible” o “trabajando” a los contactos conectados, los usuarios ahora podrán colocar una imagen estática o animada (en formato GIF), adornarlas con emojis, ‘stickers’ en incluso controlar quienes pueden ver (o no ver) lo publicado.

Y tal como lo hace Snapchat, las imágenes desaparecen luego de 24 horas, aun cuando los usuarios probablemente no permitan que sus publicaciones estén publicadas durante tanto tiempo. La idea es que se pueda cambiar la actualización varias veces al día, dependiendo del estado de ánimo.

Si a Snapchat esto no le preocupa hasta ahora, pues debería preocuparle. WhatsApp tiene aproximadamente 1 200 millones de usuarios activos al mes, y la mayoría de ellos la utiliza para mantenerse en contacto con sus amigos y familiares a diario.

Por otra parte, dese hace algún tiempo los mensajes de WhatsApp tienen encriptación de punta a punta para sus mensajes, incluidos los mensajes de estado, y la nueva característica podría ser la primera etapa hacia cambiar el servicio de mensajería hacia una nueva red social segura, que permita a los usuarios ser tan públicos o privados como ellos decida.

Y justamente, la mayor amenaza que representa WhatsApp para Snapchat es que por ahora no es una red social, es una aplicación de mensajería. Todo el mundo, desde niños hasta abuelos, la usan para comunicarse, en muchos casos incluso más que Facebook.
Y mientras que Snapchat está enfocada a fotos y mensajes sin aparente importancia, los estados de WhatsApp pueden ser tan superficiales o tan serios como sea necesario.

WhatsApp no está enfocada a niños o adolescentes, y su nueva característica no es su característica principal: los usuarios todavía deben acceder a diferentes menús y pantallas para poder acceder y hacer uso de la nueva función. De hecho, es una característica que puede apelar a nuevas audiencias y nuevos usuarios sin afectar el uso o el entorno de los usuarios ya consolidados y felices con el servicio que ya tienen.

Y aunque hasta ahora la aplicación no se ha dedicado a monetizar sus características, sino más bien a traer más y más usuario bajo la gran carpa de Facebook, esta nueva característica podría ser una oportunidad para monetización.

Así como Snapchat ha llegado a convenios con grandes compañías para traer filtros patrocinados y publicidad que resulta divertida, WhatsApp podría traer productos o servicios a los mensajes de estado sin interferir con la privacidad del usuario y sin crear una experiencia que pudiera resultar invasiva.

Pero sea cual sea el siguiente paso, el mensaje es claro: Facebook no descansará hasta que Snapchat se arrepienta de no haber aceptado la oferta de Mark Zuckerberg de comprarla por USD 3 000 millones.