22 de October de 2014 19:59

2014 fue año clave en la vida de Abellán

Miguel Abellán ve pasar al toro tras ejecutar una larga cambiada en la Feria de Julio, de Valencia. El madrileño actuará en Riobamba el 15 de noviembre. Foto: Archivo EL COMERCIO

Miguel Abellán ve pasar al toro tras ejecutar una larga cambiada en la Feria de Julio, de Valencia. El madrileño actuará en Riobamba el 15 de noviembre. Foto: Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 0
Redacción Fiesta Brava  (I)

El matador de toros madrileño Miguel Abellán firmó el año más importante de su dilatada carrera taurina. Abellán, que cuenta con una legión de partidarios en Ecuador, vendrá a Riobamba en este mes de noviembre.

Miguel Abellán hará el paseíllo en la plaza de toros Raúl Dávalos, junto a Mariano Cruz Ordóñez y Daniel Luque.

La terna se las verá con un encierro de las ganaderías de Campo Bravo y El Pinar, de los hermanos Luis Fernando y Víctor García Díaz.

Miguel Abellán llegó temprano al Ecuador. Las crónicas de sus novilladas llenaban páginas enteras y auguraban una larga carrera tanto para él como para toreros contemporáneos como José Tomás o Julián López, ‘El Juli’.

Abellán consiguió un imán especial, de modo particular entre la juventud ecuatoriana y muchas seguidoras lo admiraban y los esperaban para conseguir sus autógrafos.

Miguel Abellán ha venido a Quito en muchas ocasiones, ha alternado con varias figuras de su tiempo, participó en Quito en la reapertura de la plaza Belmonte, cuando la administración pasó a manos del empresario y ganadero José Luis Cobo, donde se presentó en un cartel en solitario, que concitó gran interés del público.

Hay que decir, además, que Miguel Abellán ha cumplido magníficas presentaciones en la plaza de Ambato, donde llegó a indultar un toro.

Para la corrida del 15 de noviembre, Abellán llega en un momento envidiable. Noveno en el escalafón de Tauroweb, logró torear este año en Europa un total de 36 corridas de toros. Tomando en cuenta que es un año de crisis y baja de festejos es un número importante.

Miguel Abellán cortó un total de 65 orejas y cuatro rabos.
Ocho de las corridas del torero madrileño fueron en plazas de primer categoría, lo que le ha supuesto nuevos contratos y la reválida de su nombre, obtenida a sangre y fuego, especialmente después de su valiente actuación en la Feria de San Isidro, donde una fuerte paliza que a cualquiera hubiese dejado fuera de combate, solo le acicateó para dejar huella en la memoria de los aficionados.

Otra tarde que le reportó a Miguel Abellán seguir sumando contratos por toda España fue la de Valencia. 

Miguel Abellán remató la temporada en Huércal, Overa, saliendo a hombros junto a David Fandila, con quien celebró dos sonados mano a mano premiados con lluvia de orejas.

Punto importante fue la encerrona que protagonizó en Madrid, con motivo de la Feria de Otoño, donde dio la talla de torero responsable y de oficio, aunque no pudo atravesar la puerta grande deseada.

Miguel Abellán nació en Madrid el 24 de septiembre de 1978. Es hijo de ‘El Maletilla de Oro’, novillero que sufrió un percance por el cual se le amputó una pierna. Tomó la alternativa en Alicante, el 24 de junio de 1998, de manos nada menos que de José Mari Manzanares (padre) y el testigo fue otro maestro: Enrique Ponce.

La confirmación en Las Ventas llegó al año siguiente, el 20 de mayo en San Isidro con Vicente Barrera y Enrique Ponce.
Debutará en Riobamba.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)