9 de junio de 2017 00:00

Tito Valencia bloqueó las críticas para destacarse en el fútbol

Tito Valencia (7) del Barcelona Sporting Club avanza con el balón ante la marca de Sebastián Dubarbier (19) de Estudiantes de La Plata durante el partido de la quinta fecha del Grupo 1 de la Copa Libertadores. Foto: Marcos Pin/ API

Tito Valencia (7) del Barcelona Sporting Club avanza con el balón ante la marca de Sebastián Dubarbier (19) de Estudiantes de La Plata durante el partido de la quinta fecha del Grupo 1 de la Copa Libertadores. Foto: Marcos Pin/ API

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 15
Ronald Ladines. Redactor (D)

Tito Valencia se esfuerza por conversar directamente con sus entrenadores, se acerca a ellos para pedirles consejos y mostrarles su predisposición al trabajo. Es aplicado, le da igual jugar como defensa, mediocampista o delantero.

Según cuenta Patricio Hurtado, estratega que lo conoció en las formativas de Liga de Quito, el esmeraldeño siempre gozó de una “envidiable inteligencia emocional”. No se amilanaba ante las críticas de sus compañeros o de las personas que asistían a ver los partidos.

Por el contrario, después de los cotejos, el futbolista buscaba a su DT para que le hiciera ver sus errores, con la intención de no volver a cometerlos. Entonces, Valencia actuaba como extremo o delantero.

“Es un jugador muy rápido, técnico y con buena lectura de juego. Es un polifuncional. Yo lo conocí cuando ya era grande, estaba en las reservas de Liga”, contó ‘Patogol’, que actualmente dirige al Técnico Universitario, de la Serie B.

El entrenador lo recuerda como un hombre honrado y con las metas claras. Por eso no se molestaba cuando quedaba fuera de las convocatorias albas, según Hurtado, él entendía lo difícil que era ganarse un puesto en el cuadro capitalino.

Tras su paso por Liga, donde solo actuó en un partido de primera, fue cedido al Audaz Octubrino de la Segunda categoría de El Oro. Luego actuó en la Serie B hasta regresar a la categoría de privilegio con Deportivo Quevedo.

El técnico José Mora fue quien le dio la bienvenida en las reservas del club fluminense. Este lo recuerda como un hombre con ganas de crecer. “Un día después de una práctica me visitó en mi casa, se sentó a conversar conmigo para que le detalle las indicaciones tácticas que le había dado en la mañana. Allí noté su dedicación”, contó Mora.

Ellos mantienen una buena amistad, el año pasado Valencia le regaló una camiseta de Barcelona, en señal de agradecimiento por la ayuda que le brindó durante su formación. Regularmente se escriben por Whatsapp para conversar.

El esmeraldeño ha usado esa fuerza de carácter para ganarse un puesto en el cuadro canario, que dirige Guillermo Almada. En el 2015 era abucheado por la barra amarilla, debido a sus actuaciones, sin embargo nunca pidió salir del club pese al rechazo.

“La gente es exigente y es normal en todo equipo grande, eso no me hace menos que nadie. Voy a seguir trabajando”, dijo en ese entonces el esmeraldeño de 26 años, que tiene contrato hasta finales del 2019.

Cuando son las concentraciones del equipo, previo a los partidos, el jugador comparte habitación con Christian Alemán y con Xavier Arreaga. Ellos son sus amigos más cercanos durante esta temporada.

Hoy, Valencia sale de lateral derecho en el juego entre los toreros y el Clan Juvenil, a las 19:30. Es el partido que da inicio a la fecha 18 del torneo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)