18 de noviembre de 2017 11:51

La campeona bolivariana de aguas abiertas Samantha Arévalo también competirá en pruebas de piscina 

De izquierda a derecha, Liliana Hernández de Venezuela (medalla de plata), Samantha Arévalo de Ecuador (medalla de oro) y Nataly Caldas de Ecuador (medalla de bronce), posan en la premiación de la prueba de 5000 metros en natación de aguas abiertas femeni

De izquierda a derecha, Liliana Hernández de Venezuela (medalla de plata), Samantha Arévalo de Ecuador (medalla de oro) y Nataly Caldas de Ecuador (medalla de bronce), posan en la premiación de la prueba de 5000 metros en natación de aguas abiertas femenino. Foto: Hugo Penso / EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La ecuatoriana Samantha Arévalo llegó a Santa Marta para los XVIII Juegos Bolivarianos con el propósito de revalidar los dos títulos que en natación de aguas abiertas ganó hace cuatro años en la edición de Trujillo, Perú. El viernes 17 de noviembre ganó la medalla de oro en los 5000 metros.  

Samantha, principal figura de esta disciplina en la rama femenina en la región, dijo a Efe que en las justas de la caribeña Santa Marta volverá a competir en la piscina, donde a pesar de no ser la favorita promete poner el mismo empeño de siempre.

El equipo de natación ecuatoriano la inscribió en los 200 y 400 metros combinado. Las pruebas en piscina serán del 20 al 23 de noviembre.  "En esta ocasión voy a participar en piscina. Así es como empecé en realidad y aunque creo que estoy más concentrada en aguas abiertas, en este caso voy a tener la oportunidad de participar por mi país y dar lo mejor", añadió.

Samantha representó a Ecuador en la prueba de 800 metros libres de la natación olímpica en Londres 2012, pero encontró en la modalidad de aguas abiertas la que le da mayores satisfacciones tanto a ella como a su nación. Incluso ha sido segunda en el mundo. 

"Hago aguas abiertas desde el 2013, pero comencé a practicar natación desde los tres años y, como todo niño, solo iba a jugar y a disfrutar de la piscina", expresa con la suave tonalidad en la voz con la que agradece a sus compatriotas y a quienes siempre están pendientes de ella.

"También tengo que dar gracias a Dios y a mis padres, que me incentivaron para que aprendiera este deporte hasta que poco a poco fueron creciendo las ganas de que se volviera un estilo de vida", manifiesta, mientras es felicitada por periodistas y compañeros de delegación tras ganar el viernes los 5000 metros de aguas abiertas.

Al se interrogada sobre lo que vendrá después de los Juegos Bolivarianos de Santa Marta, indica que con estas justas "se acaba la planificación de 2017 y empieza una nueva en diciembre. Entonces vamos a estar concentrados para el próximo año, para el circuito de copas del mundo", concluyó. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)