12 de enero de 2015 17:44

La octava etapa del Dakar estuvo marcada por la controversia

El francés Yvan Reynaud  ayuda al holandés Henno Van Bergeik durante la octava etapa del  Rally Dakar, el 12 de enero de 2015. Foto: AFP

El francés Yvan Reynaud ayuda al holandés Henno Van Bergeik durante la octava etapa del Rally Dakar, el 12 de enero de 2015. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Agencia EFE

La partida de las motos desde el Salar de Uyuni generó una controversia entre los pilotos y la organización del Dakar y terminó con una etapa marcada por los abandonos y las quedas por las condiciones extremas en las que debieron luchar los pilotos.

"Es muy fácil hablar desde fuera porque incluso la organización puede tener sus motivos y más información que nosotros. Pero sigo pensando que hoy se ha pasado un límite que no debería haberse superado", dijo Marc Coma tras arribar al campamento de Iquique.

Con un retraso en el horario de partida de la especial desde el Salar, los pilotos en el desayuno se reunieron y designaron al mismo Coma y a Joan Barreda como sus portavoces para pedirle a la organización cancelar la etapa.

Sin embargo, Etienne Lavigne, director general, junto con Gregory Murac, director de relaciones exteriores, expresaron a los pilotos que las condiciones estaban dadas para largar desde tierras bolivianas y completar el regreso hacia la localidad chilena de Iquique.

"Hacía mucho frío y, luego de partir, he tenido que parar porque no sentía las manos por el frío. Creo que la organización debe tener sus obligaciones y sus motivos, pero insisto que las condiciones no eran las normales", declaró la española Laia Sanz.

"Estaba muy peligroso largar pero finalmente decidieron partir para pasar una mañana muy fría y dura con la ropa mojada hasta llegar a Iquique", opinó el chileno Pablo Quintanilla, vencedor de la etapa de hoy y tercero en la clasificación general.

Durante la primera jornada de la etapa maratón desde Iquique hacia Uyuni, las temperaturas bajas y la lluvia complicaron el maniobrar de los pilotos, que también tuvieron en la altitud un severo obstáculo.

Etienne Lavigne aseguró que la organización tomó las previsiones del caso y que se reforzaron las medidas de seguridad porque se sabía que sería una jornada extrema.

"Con las previsiones de satélite del clima advertimos que desde las 4 a las 8 de la mañana mejorarían las condiciones y, por ese motivo, decidimos partir", prosiguió el director.

Ante la consulta sobre la queja de los pilotos, el francés advirtió que "Había más de cien pilotos y, por ejemplo, David Casteu se mostró muy contento de haber partido".

El director deportivo de la prueba, David Castera, dijo a EFE que la prueba no se cambiará por la lluvia o el viento.

"Esto es el Dakar y algunas condiciones son propias de esta prueba", apostilló.

"En lo personal me hubiera gustado correr una etapa exigente como esta", enfatizó Castera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)