6 de abril de 2016 10:21

El Presidente de la FIFA salpicado por los ‘Panama Papers'

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, en una rueda de prensa en Luque, Paraguay, el 28 de marzo del 2016 durante su gira sudamericana que continuará en Uruguay, Bolivia y Colombia. Foto: Norberto Duarte/AFP

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, en una rueda de prensa en Luque, Paraguay, el 28 de marzo del 2016 durante su gira sudamericana que continuará en Uruguay, Bolivia y Colombia. Foto: Norberto Duarte/AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Por Iván Ruiz, Maia Jastreblansky y Hugo Alconada Mon, Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación

Hugo y Mariano Jinkis, los empresarios argentinos acusados de pagar sobornos para quedarse con licencias televisivas del fútbol, firmaron un contrato en 2006 con el actual presidente de la FIFA, Gianni Infantino, para quedarse con la exclusividad de la transmisión de la Champions League en Ecuador.

Hasta ahora, las autoridades de la UEFA habían negado que el actual presidente de la FIFA hubiera tenido vínculos con los empresarios involucrados en el FIFAGate.

Infantino, por entonces director de Asuntos Legales de la UEFA y de la división de Licencias de Clubes, avaló la venta de los derechos para transmitir la principal competencia europea más la Europa League entre 2006 y 2008 por apenas USD 111 000.

Meses después, los empresarios argentinos revendieron los mismos derechos a la señal Teleamazonas por el triple: USD 344 000, según consta en la información a la que accedieron LA NACION y Canal 13 de Argentina, provistos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) y el diario Süddeutsche Zeitung.

El contrato fechado el 13 de septiembre de 2006 en Ginebra, donde funciona la sede de la UEFA, fue firmado por Infantino como representante de la UEFA. Debajo, aparece la firma de Hugo Jinkis, como titular de Cross Trading, con sede en el paraíso fiscal de Nieu. El dinero debía ser depositado a los argentinos en una cuenta del Bank of America, sucursal Miami.

Ese contrato les otorgaba la exclusividad para transmitir los torneos europeos durante tres temporadas en Ecuador. El documento incluía el pago de un 10% extra para hacerse cargo de cuestiones técnicas y establecía un cronograma de pago de ocho cuotas anuales.

Pero este no había sido el primer vínculo comercial que los Jinkis habían conseguido con la UEFA. El mecanismo era una repetición exacta de lo que había sucedido con el período 2003-2006. En esa ocasión, los Jinkis le vendieron los derechos a Teleamazonas por USD 400 000 más otros  USD 40 000 de costos técnicos.

Cross Trading SA es una filial de Full Play SA, la firma de los Jinkis implicada en el FIFAGate. La sociedad offshore fue registrada, además, en otros cuatro paraísos fiscales: Panamá, Seychelles, Nieu y Nevada.

Con la ayuda del estudio Mossack Fonseca, especializado en crear sociedades en paraísos fiscales, los Jinkis montaron una serie de pantallas. Cross Trading está controlada por la firma uruguaya Yorkfield Corp SA (también investigada por la Justicia de Estados Unidos) y YorkGroup Overseas, con sede en Panamá. Ambas también son propiedad de los Jinkis.

Cuando fueron consultados por los periodistas del diario alemán Süddeutsche Zeitung, las autoridades de la UEFA negaron rotundamente haber firmado un contrato con alguno de los empresarios implicados en el FIFAGate. Sin embargo, esta información contradice su respuesta, ya que los Jinkis permanecen detenidos por haber pagado sobornos a dirigentes de la Conmebol con la sociedad Full Play para quedarse con los derechos de la Copa América. Y agregaron que para vender las licencias de televisión se realizó una licitación abierta y competitiva.

La respuesta de Infantino: el comunicado de la FIFA
"Estoy consternado y no voy a aceptar que mi integridad sea puesta en duda por los medios de comunicación, especialmente teniendo en cuenta que la UEFA ya ha dado a conocer con detalle todos los hechos relacionados con estos contratos.

Desde el momento en que tuve conocimiento de las últimas investigaciones de los medios en la materia, me puse inmediatamente en contacto con la UEFA para buscar la claridad. Hice esto porque ya no estoy con la UEFA, y son ellos los que exclusivamente poseen toda la información contractual relativa a esta consulta. Mientras tanto, la UEFA anunció que se está llevando a cabo una revisión de sus numerosos contratos comerciales y respondió ampliamente a todas las preguntas de los medios relacionados con estos contratos específicos.

Como he dicho anteriormente, nunca he tratado personalmente a Cross Trading ni a sus propietarios como el proceso de licitación se llevó a cabo por el Equipo de Marketing en nombre de UEFA. Me gustaría que quede constancia de que ni la UEFA ni yo jamás han sido contactados por cualquier autoridad en relación con estos contratos particulares. Por otra parte, como los medios de comunicación mismos señalan, no hay indicación alguna por las malas acciones de la UEFA y yo en este asunto".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)