5 de agosto de 2016 15:30

El piloto Efrén Jácome es un referente del rally en Ecuador

Efrén Jácome empezó a competir en rally en un Suzuki Forsa. Fotos: cortesía Efrén Jácome

Efrén Jácome empezó a competir en rally en un Suzuki Forsa. Fotos: cortesía Efrén Jácome

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 6
Redacción Carburando

El nombre de Efrén Jácome es uno de los más respetados en el automovilismo ecuatoriano de ruta de las últimas dos décadas. El piloto de Latacunga ha sido campeón de rally nacional, provincial de Cotopaxi y Tungurahua y regional del centro del país en diferentes categorías, además de que ha ganado la Vuelta a la República.

Curiosamente, Jácome nunca recibió formación como piloto, sino que la afición que sentía desde niño por los motores y la velocidad le llevó a ser un autodidacta al volante.

El piloto cuenta que en 1996 compró su primer Suzuki Forsa, al que le realizó todas las adaptaciones mecánicas y estructurales necesarias para participar en competencias oficiales de rally. Dos años después ese vehículo le ayudó a alcanzar el título nacional en la categoría 1 150 cm3.

Después, como parte de su evolución en el deporte, cambió el motor por otro de 1 400 cm3, lo cual le obligó a adaptar su estilo de conducción a un auto más potente y con un comportamiento diferente.

Para entonces, Jácome era estudiante de Ingeniería Automotriz en la Escuela Politécnica del Ejército. El aprendizaje de física y otras materias fue clave para su crecimiento en la actividad. “Saber sobre la inercia del vehículo o el coeficiente de fricción de los neumáticos tiene una aplicación directa en la conducción”, asegura.
Además, Jácome tenía su propio taller mecánico en donde hacía las modificaciones a sus vehículos, lo cual le permitía ponerlos a punto según sus requerimientos y lograr un significativo ahorro de costos.

Sin esta condición reconoce que le habría sido prácticamente imposible mantenerse activo durante 20 años, pues durante la mayor parte de ese tiempo casi no contó con auspiciantes, y los que tenía eran empresas pequeñas.

Con este VW Fox, Jácome se impuso en múltiples competencias.

Con este VW Fox, Jácome se impuso en múltiples competencias.

Por sus manos pasaron después otro Suzuki Forsa, un Volkswagen Gol con el que subió a la categoría 1 600, un Peugeot 206 y un Volkswagen Fox. Sobre estos cambios dice que debió adaptar su estilo de conducción a cada uno, ya que el comportamiento dinámico varía radicalmente de un modelo a otro, incluso entre ejemplares de una misma categoría.

Un Suzuki Forsa pesa alrededor de 800 kilos y al circular a alta velocidad por caminos irregulares pierde estabilidad. Los 1 600 pesan más de 1 000 kilos, van mejor asentados sobre el piso y eso los hace más confortables”, indica.

Cada vez que adquiere un nuevo vehículo, Jácome debe probar su comportamiento en condiciones de competencia. Para ello solicita el cierre momentáneo de un tramo de uno de los múltiples caminos secundarios de tierra y lastre que hay en la provincia de Cotopaxi y evalúa el comportamiento de los frenos, la suspensión, la dirección, etc.

El piloto Efrén Jácome posa con algunos de sus trofeos.

El piloto Efrén Jácome posa con algunos de sus trofeos.

El más reciente de sus bólidos, con el que compite desde el año pasado, es un Peugeot 206 con motor de 2 000 cm3 y componentes franceses, especialmente preparado para rally. Con él obtuvo el campeonato nacional de la especialidad en el 2015 y este año marcha primero en el nacional y en los provinciales de Cotopaxi y Tungurahua.

Su objetivo para el 2016 es lograr un nuevo campeonato en los torneos provinciales. El nacional, por otro lado, no es su prioridad, pues considera que los actuales reglamentos no promueven la competitividad, además de que no hay los debidos incentivos por parte de la Federación de Automovilismo.

Al respecto, opina que el automovilismo nacional requiere de cambios profundos para que se mantenga y desarrolle. Entre ellos menciona un mayor apoyo de la Policía Nacional para seguir utilizando las vías públicas y la elaboración de reglamentos que no beneficien ni perjudiquen a los competidores.

Para el futuro, Jácome no descarta adquirir un auto turboalimentado con tracción integral y subir a la máxima categoría del rally. También considera adquirir un UTV, si se crea una monomarca que garantice igualdad de condiciones para todos los participantes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (3)