28 de mayo de 2016 17:11

La final de la 'Champions' también se disfrutó en Pedernales

Turistas y residentes de Pedernales también disfrutaron de las final de la UEFA Champions League

Turistas y residentes de Pedernales también disfrutaron de las final de la UEFA Champions League. Foto: Carlos Rojas/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 5
Carlos Augusto Rojas

Los más acalorados análisis del partido entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid se escucharon en una esquina del barrio 25 de Diciembre de Pedernales, la tarde de este 28 de mayo del 2016.

La gran final de la Champions League de fútbol se vivió también en este sector del cantón manabita, que por estos días está lleno de polvo, porque por sus calles de adoquín y tierra transitan permanentemente volquetas con escombros de las construcciones colapsadas tras el terremoto del 16 de abril del 2016.

Con euforia y gritos, pero siempre entre bromas, se discutían los jugadas del cotejo que tenía dividida a la afición. 10 personas veían sentadas en sillas plásticas y otras seis observan de pie. Luego, cuando faltaban 10 minutos para el final, llegaron dos policías.

Más tarde, en el tiempo suplementario, se sumó también un militar que se dio unos pocos minutos de descanso, pues contó que desde la mañana pasó manejando una volqueta. Después se integro un señor con un cartón, alguien que parecía turista... De esas dos decenas de personas solo seis o siete festejaron visiblemente el tanto de Yannick Ferreira Carrasco que significó el empate para los colchoneros en la segunda etapa.

En esta esquina de Pedernales había más afición del Real Madrid, pero todos disfrutaban del fútbol bajo la sombra de la construcción de una sola planta.

"Bájalo, bájalo", gritaba uno de los seguidores del Atlético en los ataques finales del equipo blanco, del astro portugués Cristiano Ronaldo.

La mayoría eran vecinos y amigos, pero también estaban transeúntes que pasaban por ahí como el conductor de la volqueta. El deporte tiene la virtud de unir a los extraños ante una pantalla de televisión.

La construcción donde estaba el televisor no sufrió mayores daños tras la tragedia y ahora acoge a cinco familias. No tiene ventanas ni puertas, porque nunca terminaron de construirla.

Así lo contó Alberto Valencia, quien ahora vive ahí. "Aquí hemos visto también otros partidos, como los últimos del Independiente del Valle en la Copa Libertadores ", dijo el hombre que vende repuestos para motos acuáticas. La casa donde tenía antes su negocio colapsó en el terremoto. Al final, tras los penales, ganó el Real Madrid.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)