13 de May de 2014 14:26

Neymar se convierte en la esperanza de Brasil

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Sobre sus hombros carga la esperanza de todo Brasil que sueña con ganar el Mundial en casa, la aplastante corona de “ nuevo Pelé ” y el estatus de estrella de rock con múltiples contratos comerciales: es Neymar superstar.

Zarcillos en las orejas y ahora un peinado menos excéntrico: el ostentoso atacante de la Selección, de 22 años, cumple un año en el FC Barcelona con una temporada correcta, con altos y bajos pero lejos de lo que se esperaba y acosado por algunas lesiones.

Si en el Santos, su club desde las categoría de base, y en la selección es protagonista, en el Barcelona su papel es de actor secundario, a pesar de que su polémico fichaje superó los USD 117 millones y llevó al club hasta la justicia.

Brillar al lado de Lionel Messi, ganador de cuatro Balones de Oro, no es tarea fácil. Marcó 17 goles y dio 12 asistencias, pero el brillo que tenía en el Santos aún no se vistió de azulgrana.

Técnica insolente, goles en ráfagas difundidos sin cesar por internet, Neymar se impuso rápidamente como el ícono de un Brasil huérfano de un gran artista desde que palidecieron Ronaldo, Ronaldinho o Robinho.

Mejor jugador en la Copa Confederaciones, en la que Brasil se impuso en la final a España, el nuevo '10' de la Seleçción está aún lejos de cumplir esa misión imposible y sacrílega de igualar al Dios Pelé.

“En la selección Neymar tiene una situación diferente de actuación y su responsabilidad es mayor, no sólo en la creación, sino en la improvisación, hacer lo que otros no hacen”, dijo el seleccionador Luiz Felipe Scolari al anunciar los convocados al Mundial.

“ Neymarketing”

Falta un mes para el Mundial de fútbol y los comerciales con el atacante de moda están por todos lados. ¿Venta segura? Con Neymar... Y tal vez su entrenador Luiz Felipe Scolari, las figuras más frecuentes de la publicidad brasileña hoy.

Si algo le heredó Neymar a Pelé es esa facilidad con las cámaras. El 'menino' no tiene pena y por una ridículamente alta cantidad de dinero puede salir, por ejemplo, modelando semidesnudo para vender calzoncillos.

Y por qué no aprovechar un juego para hacer algo de publicidad. En la eliminación del Barça de la Liga de Campeones, Neymar se bajó un poco el short -intencional o no- dejando ver la marca de su ropa interior, que es claro uno de sus patrocinantes. Una actitud similar podría ser castigada en el Mundial.

El fenómeno Neymar sale definitivamente del campo. Los niños y jóvenes piden “ un Neymar ” al peluquero y quieren vestirse como su ídolo, mientras las chicas gritan incontrolables al verlo pasar.

Su vida privada es siempre tema de los medios y las redes sociales: fotos con su pequeño hijo o su última relación con la joven actriz Bruna Marquezina, que terminó supuestamente por la distancia, pero columnas de chismes dijeron que fue por otra “ amiguita ” que lo visitó en España.

Además de ser calificado como el “ futuro Pelé ” por la revista Times en febrero, fue elegido en 2013 por segundo año consecutivo por la revista estadounidense Sports Pro como el deportista con mayor potencial de mercadeo del mundo, por delante de Messi y del golfista irlandés Rory McLlroy.

La lista de 2014 aún no salió pero Neymar se perfila a la tripleta con tanta exposición.

El peso de la Selección

De niño, este hijo de un futbolista profesional pedía siempre un balón de fútbol en su cumpleaños. Ya entonces mostraba una técnica alucinante en el fútbol sala.

Descubierto en un torneo escolar, firmó a los 13 años su primer contrato con el Santos en 2004. Salario: 450 reales (unos 225 dólares hoy) , de los que sus padres pagaban un décimo a una iglesia evangélica.

Este joven desgarbado, de 1,74 metros y 58 kilos, se convirtió en jugador profesional a los 17 años, en 2009, y su juego ha dejado a más de uno boquiabierto.

Además, consiguió el premio de la FIFA al mejor gol de 2011 y ya estuvo nominado al Balón de Oro.

Hábil y veloz, los dribles de Neymar son una especie de baile, que terminan humillando a los defensores.

Tiene, no obstante, una tendencia incorregible a caerse por nada, para simular una falta en contra.

Y todo Brasil espera que esa técnica insolente esté afilada en el Mundial y que pueda llevar a cumplir el sueño de 200 millones de brasileños de levantar la Copa por fin en el Maracaná.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)