3 de agosto de 2014 17:30

Un menor recurrió 
a la justicia para poder jugar al fútbol

Gustavo observa el entrenamiento de los jugadores del equipo Sub 12 de El Nacional en el complejo deportivo de El Sauce, en el sector de Tumbaco. Foto: Diego pallero / EL COMERCIO
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 17
Contento 0
Pablo Campos.  Redactor
Quito

Gustavo admira a Cristiano Ronaldo. Le gusta su capacidad de dibujar gambetas y la precisión para golpear el balón y dejar sin reacción a los rivales. Además, el astro portugués es su ídolo porque “se preocupó de sacar de la pobreza a todo su entorno”.

Gustavo quiere ser futbolista profesional. A sus 11 años, la pasión por el deporte le gana por goleada a sus estudios en el quinto año del Colegio Jumandi. El niño prefiere la pelota a los libros, y a diario viaja desde el Comité del Pueblo hasta el valle de Tumbaco para entrenarse en la categoría Sub 12 de El Nacional, la cuna que albergó a talentos como Antonio Valencia, Renato Ibarra y Christian Benítez (+).

Al menor, jugar le hace feliz. A su madre Zandra también le emociona verlo dentro de la cancha, pues el deporte “lo mantiene concentrado y alegre”. Pero en los últimos dos meses, la emoción de patear el balón ha sido parcial, incompleta. El niño solo puede entrenarse con los rojos, pues no tiene carné de cancha.

Un problema legal le impidió debutar en el torneo ecuatoriano. En el 2010, su madre -según su propio testimonio- se enamoró de un nigeriano, quien le ofreció un compromiso sentimental y también hacerse cargo de su hijo. El 29 de abril del 2010, mediante una escritura pública ante el Notario Cuarto de Quito, el africano le dio su apellido al menor, pero al poco tiempo desapareció del país.

Esa acción acarreó problemas a Zandra y a su hijo. Por sus buenas condiciones para el juego, el menor fue seleccionado para quedarse en El Nacional, pero según el artículo 8 del reglamento del Comité Ejecutivo del Fútbol Profesional, los jugadores de las categorías Sub 12 y Sub 14 necesitan la firma del padre y de la madre para poder ser inscritos en los torneos.

Desesperada, Zandra tomó contacto con un abogado, este intentó cobrarle USD 2 000 para solucionar el problema. La mujer no tiene recursos económicos y desistió de contratarlo.

Gustavo solo bajaba a practicar y no asistía a los partidos que, semana a semana, disputa El Nacional. El equipo criollo está ubicado en la zona 1 del torneo y se enfrenta ante equipos de Quito, Portoviejo, Manta, Latacunga e Ibarra.

El abogado Óscar Guayasamín, papá de uno de los compañeros de juego del niño, se percató de la ausencia del delantero en los juegos. Conversó con su madre y junto con los padres de familia de los otros jugadores infanto-juveniles de El Nacional decidieron ayudarla a encontrar una solución a su vericueto legal.

El 16 de julio, Guayasamín y la madre del menor pidieron medidas cautelares para que un juzgado autorizara la inscripción del menor solo con la firma de la madre del futbolista.

El caso recayó en el Juzgado 20º de lo Civil de Pichincha y el 22 de ese mes se realizó una audiencia con la presencia de Washington Andrade, síndico de El Nacional. “El equipo estuvo presto a ayudar a buscar una solución a buscar el bie­nestar del niño”, dijo Andrade.

¿Qué te pasa Gustavo?

La semana pasada, además de la prohibición de jugar, el niño estaba lesionado. Tenía un problema en el dedo gordo del pie. Por ello, miraba de lejos el entrenamiento. Sus compañeros de la Sub 12 lo miraban extrañados en la práctica vespertina, en el complejo El Sauce.

El equipo infanto-juvenil está en las cuatro primeras posiciones del torneo y tiene un ramillete de promesas del fútbol. Además del menor, se destacan talentos como el hermano de John Minda, el hijo mayor de Christian Benítez, un familiar de los choteños De Jesús. Cosme Charro -histórico formador de jugadores como el mismo ‘Chucho’, Luis Checa- es el entrenador de ese equipo.

Los jugadores se acercaban a su compañero excluido de la práctica. El “¿qué te pasa Gustavo?” se repetía una y otra vez. El infante respondía: “No me pasa nada. Solo que el profe no me deja entrenar”. Luego reía con picardía por su mentira.

El pasado jueves, el Juzgado 20º emitió una providencia que ordena a la Ecuafútbol y a la AFNA inscribir al menor solo con la firma de la madre. “No autorizar dicha inscripción sería afectar al desarrollo del menor y su proceso de crecimiento y maduración”.

Gustavo está contento. La próxima semana ya saltará a la cancha como titular.

DATOS:

552 futbolistas. Participan del torneo Nacional Sub 12 organizado por la Ecuafútbol con equipos de 14 ciudades del país.

24 Clubes. Participan en el torneo infanto-juvenil. Están ­divididos en dos grupos. El Nacional juega en la llave 1.

17 Fechas. Se han disputado en el certamen nacional Sub 12. Se juega en la modalidad de todos contra todos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)