30 de abril de 2015 16:11

Floyd Mayweather, el boxeador del cerebro intacto

Floyd Mayweather

El luchador Floyd Mayweather sigue invicto en toda su carrera. Este sábado enfrentará al filipino Manny Pacquiao. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia DPA

Floyd Mayweather presume de muchas cosas, pero ahora que se acerca el final de su carrera está especialmente orgulloso de una: a diferencia de muchos ex boxeadores, asegura que su cerebro está intacto. El estadounidense apenas ha sangrado. Su cara, la que le valió el apelativo de "Pretty Boy" (chico guapo), y su cabeza no han sido castigados en exceso gracias, sobre todo, a su estilo defensivo.

El sábado, ante el filipino Manny Pacquiao, un rival mucho más pegador, se espera que de nuevo lo ponga en práctica. Será quizás la penúltima pelea de "Money" Mayweather, que con 38 años afirma que "probablemente" se retirará en septiembre, fecha de la sexta y última pelea del contrato que tiene con la cadena Showtime.

"Tras estar en el deporte durante 19 años lo principal es que voy a poder dejarlo y tener todavía una mente ágil. No he tenido grandes batallas, que es algo que afecta a tu cuerpo", afirmó orgulloso esta semana en Las Vegas. Si vence el sábado y en septiembre, se retiraría invicto con un 49-0 y emularía así Rocky Marciano, que nunca conoció la derrota.

La fórmula del éxito de Mayweather es el trabajo duro y el personaje creado fuera del ring que interesa incluso al público poco cercano al boxeo. "Me ames o me odies pagas por verme", aseguraba ya cuando empezaba a polarizar a los aficionados. Siempre fue imán para la cámara: sonrisa arrogante, talento indiscutible, una infancia difícil y una lengua tan rápida como sus puños.

"Soy un animador. La mayoría de la gente quiere entretenimiento y yo le doy lo que quiere", afirma Mayweather, que en 2006 se separó de Bob Arum (el sábado estará en la esquina de Pacquiao), se convirtió en su propio promotor y creó ese personaje al que lo único que le importa es el dinero. "The Money Team" es el nombre de su equipo.

La revista "Forbes" lo sitúa como el deportista con más ingresos del mundo con USD 105 millones al año. Y esta semana se jactó de haber ganado USD 11 millones en 48 horas gracias a "inversiones inteligentes". Ante Pacquiao podría llegar a los 200. También el personaje tiene sombras: Mayweather cumplió en junio de 2012 dos meses en la cárcel por violencia doméstica contra la madre de tres de sus cuatro hijos. El tema vuelve siempre, sobre todo ahora que Estados Unidos parece definitivamente concienciado tras los últimos escándalos en el fútbol americano.

Su padre, Floyd Mayweather Sr., ex boxeador y actual entrenador, también pasó por prisión por tráfico de drogas. El joven Floyd, nacido en Grand Rapids, Michigan, se quedó de repente sin padre y sin entrenador a los 16 años. El tío Roger no podía con el adolescente, así que Don Hale, su "papá blanco", lo acogió en casa durante dos años y le hizo un hueco en su familia.

En los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, un Mayweather de 19 años sufrió una polémica derrota ante el búlgaro Serafim Todorov en semifinales. Lejos de hundirse, le sirvió de incentivo para empezar inmediatamente una carrera profesional de la mano de Arum antes de tomar las riendas de su propio destino y construir un imperio gracias más a su pericia para esquivar golpes que para propinarlos.

Los dos meses de prisión calmaron un poco a Mayweather, al que un diario definió hace años como "el mayor imbécil del deporte". Sin embargo, nunca le importó el odio. "La gente paga por ver al chico malo", dice, aceptando el papel. "Realmente creo que soy más inteligente", afirmó estos días al compararse a Pacquiao.

También cree serlo fuera del cuadrilátero. "¿Lo mejor de mi carrera? Fui un hombre de negocios listo. Diecinueve años sin castigo en el cuerpo y con cientos de millones (en el banco)". El dinero volvió a irrumpir cuando se le preguntó sobre su legado ante una posible primera derrota: "Cuando el sábado me vaya a casa y durante al menos los próximos diez años voy a seguir recibiendo todos los meses un cheque de siete cifras".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)