18 de enero de 2016 00:00

Marina Pérez se clasificó dos años antes para Río 2016

La guayaquileña Marina Pérez superó una crisis por la tensión y ahora está lista para los juegos en Río 2016. Competirá en pistola deportiva 25 metros. Foto: Francisco Flores / EL COMERCIO

La guayaquileña Marina Pérez superó una crisis por la tensión y ahora está lista para los juegos en Río 2016. Competirá en pistola deportiva 25 metros. Foto: Francisco Flores / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Redacción Guayaquil
guayaquil@elcomercio.com

Un cuadro de ansiedad complicó la preparación de Marina Pérez el año pasado. La tiradora que fue la primera clasificada del país para los Juegos Olímpicos de Río 2016, dejó de entrenarse dos meses, para que su mente se aclarara y pudiera afrontar el reto que tendrá en agosto.

Ella alcanzó el cupo olímpico en octubre del 2014 y, aunque se llenó de orgullo, la presión que sintió sobre sus hombros la complicó anímicamente en sus entrenamientos. Por eso, se dio un tiempo de descanso entre noviembre y diciembre.

Pérez participará en la categoría de pistola deportiva, gracias a la medalla de oro que consiguió en el Campeonato de las Américas de Tiro Deportivo, que se realizó en México. Allí se impuso a la venezolana Maribel Pineda, que era la favorita del certamen.

Es la primera vez que un deportista ecuatoriano competía en esta disciplina, por clasificación directa, es decir no se acudió con una carta de invitación.

El descanso que tomó también le sirvió para que se recuperara de una lesión que sufriera en su hombro derecho. Esa dolencia le impidió destacarse en los Juegos Panamericanos de Toronto, el año pasado, donde no alcanzó la ronda final.

Las conversaciones con su familia y reuniones con sus amigos le ayudaron a recuperar la confianza. A inicios de enero retomó los entrenamientos con el profesor José Puppo. Le dedica cinco horas diarias a sus prácticas en el polígono de tiro del Comité Olímpico Ecuatoriano.

Los ejercicios cardiovasculares forman parte de su preparación. En esta disciplina es necesario controlar las pulsaciones para ser más precisos a la hora de disparar.

Puppo le permite entrenarse sin ataduras, hasta que termine este mes. Ella es quien organiza sus horarios y los ejercicios.
En febrero, el entrenador volverá a tomar el mando de la programación, para pulir los detalles técnicos.

Pérez ya no se obsesiona con su participación olímpica, ahora toma los entrenamientos con calma; sonríe y conversa con sus compañeros. Ella también es maquilladora profesional y su trabajo le ayuda a reducir las tensiones.

“Ahora estoy llena de energía y de pasión. No pienso en el futuro, prefiero prepararme en el presente”, dijo la deportista. Este año competirá en Alemania y Estados Unidos, antes de participar en Río.

Más allá de la modestia de la deportista, su entrenador considera que ella podría destacarse en la cita brasileña.

Marina Pérez nació en Guayaquil el 7 de abril de 1990. Cuando tenía 15 años tuvo su primer contacto con el tiro, le pareció aburrido pero seis años más tarde lo tomó con un deporte para practicarlo.

Es medallista bolivariana y sudamericana. En los Panamericanos se ubicó quinta en la pista de 25 metros mientras en la de 10 m fue novena.

Se destaca en su hoja de vida la medalla de oro en el Campeonato de las Américas, donde consiguió el cupo olímpico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)