23 de May de 2010 00:00

En sus manos está el resultado del partido de la fecha

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Deportes

Es el partido 178 en la historia de los enfrentamientos entre Barcelona y Liga de Quito. Toreros y albos juegan este partido a las 18:30, en el estadio Monumental.

El cotejo es una especie de final adelantada. Así lo asegura Juan Manuel Llop, entrenador de Barcelona.

Los canarios defienden el liderato del torneo. Son primeros con 28 puntos en la tabla de posiciones, seguidos por los albos con 27.

Llop considera al club universitario como favorito para adjudicarse el título. Por eso, el DT insistió en los entrenamientos en la marca y la presión al rival. El DT quiere neutralizar al rival en su propia área.

Eso sí, a diferencia del cotejo de ida que se jugó en Quito (0-0), Llop asegura que su equipo será ofensivo. Bauza, en cambio, planificó una estrategia en la que intentarán tener el balón. 

Banguera ayuda a evitar y anotar goles 

Máximo Banguera se inició en el fútbol amateur, en donde se ilusionaba con jugar  algún día   en Barcelona, equipo del cual ahora es su arquero. Él es uno de los mimados de sus compañeros, quienes lo apodan ‘Cachetón’. Es bromista, es visto como un motivador frecuente, lo que le ha valido  para ser uno de los líderes del equipo.

El momento que atraviesa  Banguera contrasta con sus inicios. Antes de enrolarse a Espoli, atajaba para equipos amateur de Guayaquil, como Unión Española y Fedeguayas. Hasta que un día, Adrián Minda, esposo de una  prima suya, lo convenció  para que se trasladara a vivir a la capital y que se probara en los clubes.

Con 17 años llegó a probarse en el Deportivo Quito, pero el profesor Jaime Pinto le dijo que no tendría  oportunidades. Después fue a  Espoli, en donde       Sixto Vizuete le abrió las puertas para que jugara en la  Sub 20 del club policial.

Después la vida le sonrió en el 2005, cuando debutó  con los policiales, en la Serie B, en un partido contra Esmeraldas Petrolero. El equipo era dirigido por Carlos Calderón.

Desde entonces, su ascenso ha sido rápido. En los últimos cinco años participó en las     convocatorias de los partidos de las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica. Formó parte del equipo juvenil que ganó la medalla de oro para Ecuador en los   Panamericanos de    Río de Janeiro,   en el   2007.

En su vida, el nombre de José   Cevallos tiene un significado especial. El arquero ex seleccionado  lo llama con frecuencia por    teléfono para aconsejarlo. “En Barcelona ganarse un puesto es difícil, pero todo depende de la persistencia de   uno”, son las palabras que todavía retumban en la mente de Banguera.

El DT  técnico argentino Salvador Ragusa también influyó en su carrera. Con él   potenció su saque. Banguera se caracteriza por su fuerza al patear el balón, capaz de llegar a las 18 yardas del área contraria y originar contragolpes.

“Los saques de Banguera son un arma ofensiva y son una ventaja para cualquier equipo”, reconoció Sixto Vizuete.

“Ahora, con Walter Rolando Guerrero (preparador de arqueros canario) estamos perfeccionando la dirección del saque”, contó el meta, que aspira a disputar su primera Copa Sudamericana  con Barcelona.

En Liga de Quito encontró un hogar y la fama

La primera vez que Alexander Domínguez llegó a Liga de Quito fue en marzo de 2006. El arquero sorprendió por su estatura (1,92 metros) en el Complejo del club ubicado en   Pomasqui,  en las afueras de Quito: tenía pinta de basquetbolista antes que de golero.

fakeFCKRemoveFernando Moya, entonces preparador de los goleros de los albos,  acogió al arquero y lo envió para que se probara en  la   Sub 20. El jugador  lució nervioso en la prueba, pero     impresionó  por su  saque, que       llegaba      al arco rival.

Domínguez llegó a esa  prueba  con la ilusión de asegurarse un trabajo fijo, ganar un sueldo y superar  las adversidades que le tocó enfrentar desde su niñez. Antes de su llegada a la capital, pocos conocían  que limpió casas, vendió  jugó de coco y barrió habitaciones de hoteles.

También hizo trabajos de limpieza en el hotel Esmeraldas, aunque a la par jugaba  fútbol. Antes de unirse a LDU, se entrenó en el  Esmeraldas Petrolero y Esmeraldas Sporting, de la Segunda categoría, de la ‘Provincia Verde’.

En esos equipos no tuvo oportunidades de jugar, pese a sus condiciones.  Entonces, el empresario Shammi Pothier aprovechó para ubicarlo en  Liga, club en el que empezó una auspiciosa carrera que hoy lo tiene en la cúspide del fútbol ecuatoriano.

Sus entrenadores dicen que será el futuro arquero titular de la Selección. El argentino Daniel di Leo, asistente técnico de la ‘U’, pondera sus cualidades. “Tiene porte, es rápido y sigue ganando experiencia”.

‘Dida’, así le dicen desde que llegó a LDU por su parecido con el arquero brasileño, también debió superar otros problemas para convertirse en titular en el cuadro universitario. En diciembre de 2007,  fue suspendido    por  jugar con una documentación de identificación, supuestamente   adulterada. Luego, la sanción se redujo a seis meses.

Esos recuerdos han sido superados por el arquero y ahora su deseo es ser titular en la Tricolor. Su aspiración es parecida a la de centenares de futbolistas de los clubes de la Serie A, pero tiene asidero. ‘Dida’ es joven (tiene 24 años), suma cuatro títulos con Liga de Quito  (el torneo local de 2007, la   Libertadores de 2008 como suplente y la Recopa y la Sudamericana como titular).

Domínguez  tiene un contrato de dos años más con la ‘U.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)