30 de abril de 2015 15:40

Manny Pacquiao, el filipino que fascina al mundo

Manny Pacquiao

El luchador Manny Pacquiao en un entrenamiento previo a la pelea con el estadounidense Floyd Mayweather. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 7
Agencia DPA

Cuando comenzó a boxear a mediados de los años ochenta en una pequeña villa portuaria filipina, Manny Pacquiao sólo quería ganar dinero para alimentar a su familia. Hoy en día no es sólo uno de los boxeadores mejor pagados del mundo, sino que es uno de los mayores y más reconocidos atletas del globo. Y su fama va más allá de las fronteras del deporte. La estrella de 36 años es también político, cantante, actor, hombre de negocios, profesional de baloncesto y predicador cristiano.

En Filipinas, el deportista con el sobrenombre "Pacman" es tan querido y popular que un día podría llegar a ser incluso presidente, como dicen algunos de sus compatriotas. Sus fans lo veneran. Durante las peleas de Pacquiao, los índices de criminalidad en su país se reducen a cero, ya que todo el mundo sigue con expectación las incidencias del combate ante el televisor. Da igual donde aparezca, el púgil se ve rodeado de inmediato por una multitud que desea obtener una foto o un autógrafo de su ídolo.

En Estados Unidos también es más que un boxeador. Pacquiao causó gran revuelo en su primera visita a la Casa Blanca en 2011: cuando atravesaba una calle, varios conductores intentaron hacerle una foto con sus celulares. El resultado, choques múltiples y un tráfico caótico. La reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la calificó el gran púgil filipino como un "momento inolvidable" en su vida.

Entre los numerosos fans de Pacquiao figura también el legendario Mohamed Ali, que confía y desea que el filipino, padre de cinco hijos, derrote el sábado en Las Vegas al aún imbatido Floyd Mayweather Junior, una pelea bautizada como "el combate del siglo". "Mi padre es un seguidor incondicional de Pacquiao", dijo Rasheeda, hija de Ali, al portal TMZ. "Él sabe que Pacquiao es un fabuloso luchador, pero es más importante aún lo que hace fuera del ring. Es una persona muy caritativa".

Pacquiao comenzó en 2007 su carrera política como diputado en la provincia filipina de Cotabato. Con su presencia en esas esferas, quiere ser un ejemplo para las masas, que lo veneran gane o pierda. "Sin su respaldo no habría ningún Manny Pacquiao", dice el boxeador. En su calidad de servidor del Estado, quiere hacer más por los pobres. "Yo sé lo que es la pobreza", asegura Pacquiao, que en 2010 y 2013 fue elegido diputado de la provincia Sarangani.

Pacquiao es el único púgil que ha llegado a ser campeón del mundo en ocho categorías distintas. Sus ganancias en 2014 se estiman en 38,4 millones de euros (USD 44,3 millones). Por su primera pelea, sin embargo, habría cobrado apenas un par de dólares, según la película "Kid Kulafu". El film sobre la vida del filipino fue estrenada antes de la pelea contra Mayweather. El título de la cinta alude al primer sobrenombre del boxeador. El apodo procede de un vino barato cuyas botellas habría recogido y vendido Pacquiao de niño para ganar dinero.

Su primer combate profesional lo disputó en 1995 a la edad de 16 años. Desde entonces, ganó 56 peleas, perdió cinco y empató dos. Pacquiao no piensa ni mucho menos en colgar los guantes aun cuando sea blanco de críticas en el Congreso de su país por ser el diputado con más ausencias. "Es muy probable que presente mi candidatura como senador en 2016", responde Pacquiao. En 2014 fue preguntado sobre sus planes cuando se jubile. ¿Se presentará para el cargo de presidente? "En los actuales momentos no pienso en ello, dijo Pacquiao. "Mi futuro lo dejo en manos de dios".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)