19 de April de 2010 00:00

‘Las mañas son el tesoro de un arquero’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Luis Cheme.

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La tendencia de los clubes y selecciones a escala mundial es tener en sus filas a arqueros con experiencia. ¿Por qué la carrera de ustedes se consolida cuando alcanzan una edad madura?

Porque cuando pasamos la barrera de los 30 años vemos y entendemos el juego de una manera distinta. La ubicación en el arco mejora a medida que uno gana experiencia en los partidos. Cuando un arquero alcanza la madurez futbolística tiene un bagaje de partidos y miles de situaciones de juego vividas a lo largo de la juventud que, cuando vuelven a aparecer, sabe cómo resolverlas. La experiencia que adquiere un golero partido tras partido hace que ya nada lo sorprenda en el campo de juego, cosa que sí ocurre cuando el arquero es joven debido a que recién está sumando minutos y experiencias.

Con el paso de los años la respuesta física de un futbolista decrece. ¿Qué pasa cuando hay experiencia pero la reacción, los reflejos y la agilidad han disminuido notablemente?La experiencia, en el fútbol es un privilegio de pocos. Pero no solo con experiencia se juega al fútbol, se necesita también una disciplina deportiva y física, es decir estar al mismo nivel que el resto de futbolistas y tener la misma preparación. La vigencia en el fútbol depende del entusiasmo de cada uno de nosotros por alcanzar metas. Con experiencia se pueden manejar oportunamente las cargas durante los entrenamientos para que no afecten a la hora del partido. Que un futbolista tenga más de 35 años no quiere decir que físicamente sea un desastre y que no pueda jugar. Pero es lógico que ante un esfuerzo prolongado cuesta más reponerse por aspectos netamente fisiológicos. La experiencia y la preparación física van de la mano indiscutiblemente cuando se sobrepasan los 35 años.

¿Quiere decir entonces que un arquero joven no puede consolidar su carrera por falta de experiencia y minutos en la cancha?

La experiencia es fundamental pero no lo es todo. Para consolidarse en el arco de un equipo hay que mantener una regularidad de una o dos temporadas. A los arqueros jóvenes les cuesta lograrlo porque es un puesto donde hay que tener tranquilidad, serenidad y donde no se puede fallar. La portería es un lugar clave donde no hay márgenes de errores y muchas veces son estos los que relegan a un arquero a la banca de suplentes. La responsabilidad de un guardameta no se compara con la que tienen otros jugadores en otros puestos de la cancha.

Los arqueros tienen la ventaja de manejar el ritmo de los partidos. ¿Las mañas también son producto de esa experiencia?Claro que sí y aunque se diga que no contribuyen con el juego limpio, los arqueros podemos manejar los tiempos y el ritmo del partido. No me gusta hablar mucho sobre las mañas porque son como un tesoro para cada uno. Pero eso forma parte también del juego. Uno se da cuenta cuándo debe acelerar el partido y cuando debe quedarse más tiempo con el balón para restarle velocidad al rival. El trabajo del arquero en la cancha no es solo físico, sino también psicológico.

¿Puede un arquero convertirse en un técnico dentro del campo de juego?

Definitivamente que sí. Nosotros tenemos una visión privilegiada que nos permite tener un mayor criterio de lo que está sucediendo en un campo de fútbol. Se puede observar la distribución del resto del equipo en la cancha.

¿Un arquero de 38 años puede recuperarse físicamente igual que uno que tiene 25?

De ninguna manera, a los arqueros maduros nos cuesta más, sin lugar a dudas. Lo que hacemos es distribuir las cargas físicas, durante los entrenamientos, de tal manera que nos permita llegar en óptimas condiciones a los partidos de fútbol. Pero el cuidado, fuera y dentro de la cancha, no varía dependiendo de la edad.

Usted dice que con más número de partidos mayor es la experiencia que adquieren los arqueros y los futbolistas en general. ¿Se acelera el desgaste y el retiro cuando la competencia es mayor y constante?

El cuerpo se desgasta con el paso de cada temporada. Se siente que físicamente no hay la misma respuesta, eso es innegable. Pero si un futbolista desde el inicio de su carrera se ha cuidado y ha sido disciplinado no va a tener problemas para jugar hasta los 40 años. Un ejemplo notable es el del arquero del Manchester United Edwin van der Sar. Él va a cumplir 40 años en octubre y es titular inamovible. En Ecuador tenemos como referencia a Jacinto Espinoza, a Giovanni Ibarra y a José Francisco Cevallos. Son arqueros que están vigentes y son un aporte importante para sus clubes.

¿Cuál es la preparación óptima para un futbolista que ha superado los 30 años de edad?

La base física que se logra en las pretemporadas es fundamental para todo futbolista. Con el paso del tiempo, los clubes han adoptado una modalidad de trabajo focalizado, es decir para delanteros, defensas, volantes y arqueros. Eso ha permitido que el entrenamiento, y por ende las cargas físicas, disminuyan. El descanso y la alimentación, después de los entrenamientos y de los partidos es fundamental para que la recuperación se fortaleza. Si no hay el tiempo adecuado para reponerse físicamente la respuesta en la cancha no será igual.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)