25 de April de 2010 00:00

Ellos llevan las agendas de los DT

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Deportes

Desde filmar videos de su equipo hasta filmar los partidos de otros equipos son las tareas de los asistentes y ayudantes de los entrenadores de fútbol de la Serie A. Ellos forman parte del cuerpo técnico y su tarea es desconocida en el fútbol.

Sin embargo, los técnicos consultados reconocen que la labor de sus ayudantes es importante para sostener sus campañas. En muchos casos, incluso, los datos de sus ayudantes les permiten armar las alineaciones titulares de los equipos.

Por eso, los asistentes deben entregar un informe detallado del equipo y del rival el lunes. Es decir, seis días antes de un partido del Campeonato Ecuatoriano de Fútbol.

En muchos casos, la relación entre el estratega y el asistente es de cordialidad y amistad. Ese es el caso de los apoyos de los estrategas Juan Manuel Llop, de Barcelona; Jorge Luis Pinto, de El Nacional; Rubén Darío Insúa, de Deportivo Quito; y Edgardo Bauza, en Liga de Quito.

En el caso del plantel albo, Bauza cuenta con su amigo Daniel di Leo. Pero el entrenador argentino también cuenta con el apoyo de su hijo, Maximiliano. Él realiza videos del plantel universitario y, en ocasiones, de los cuadros rivales.

Liga de Quito

Maximiliano Bauza trabaja con  su padre, pero no quiere ser DT

 

A principios del año pasado, aceptó la propuesta de su padre. Edgardo Bauza le pidió  que lo acompañara a Arabia para trabajar en el equipo Al Nassar. Maximiliano Bauza aceptó y, desde entonces, trabaja con su progenitor.

Maximiliano, de 25 años, acompañó entonces al ‘Patón’ con una función especial: organizar las estadísticas del equipo y estudiar a los rivales.

Para ello, el argentino tomó con anterioridad un curso de informática en Rosario. Por eso, sabe cómo manejar el Bio Pro 2.0, un programa que sirve para editar videos de fútbol. Con este sistema, el argentino puede detectar las virtudes y errores de su equipo y de los rivales en la entrega de los pases, tiros al arco, avances, las pelotas perdidas, los remates directos...

Esa también es su labor en Liga de Quito, equipo al que llegó en enero junto a su progenitor. Desde entonces, se dedicó a filmar los entrenamientos del equipo profesional e, incluso, a los periodistas que asistían a las prácticas.

Lo hizo para formar una base de datos videográfica de la plantilla. Su ayudante es Xavier Burbano, quien recopila la información de los rivales.

Por su juventud, en las prácticas de Liga, es blanco de las bromas de Carlos Espínola y el también defensa Norberto Araujo.

Así, el entorno de Maximiliano, es el fútbol. Su padre fue un jugador  reconocido en Rosario Central. Sin embargo, él no desea seguir los pasos de entrenador de su padre. “Sinceramente no quiero ser entrenador porque tengo en mente otras cosas”, revela y empieza a reír.

Eso sí, agradece a su padre porque gracias a él ha afrontado anécdotas y vivencias. En Arabia, por ejemplo, se sorprendió porque todas las mujeres utilizan velos y no hablan con los hombres.

BARCELONA

Jorge Gabrich es el compadre del técnico Juan Manuel Llop

 

Se conocen desde la  adolescencia cuando ambos jugaban en el club Newell’s Old Boys de Argentina.

Entonces, Jorge Gabrich y Juan Manuel Llop formaron una amistad que ya perdura por 29 años.

Ese vínculo les ha permitido incluso establecer un compadrazgo. Gabrich es el padrino de Aymara, la hija de 15 años de Llop. El DT de Barcelona, en cambio, es el padrino de Micaela, la hija     de 17 años del asistente técnico.

Empezaron a trabajar juntos desde el 2006. Gabrich dirigía el equipo de reserva en el plantel argentino Godoy Cruz de Mendoza y su colega llegó al plantel para asumir el cargo de DT. Luego, trabajaron juntos en Banfield, Racing y ahora en Barcelona. “Me gustó como Llop paraba los equipos y su filosofía de juego. Por eso, acepté formar parte de su cuerpo técnico. No me ha  ido mal, pero hemos pasado por momentos complicados”.

Ahora, Llop realiza el inventario de su amigo. Él recoge las estadísticas y los vídeos de su equipo y del rival y los agrupa para realizar un informe. Ximena Crespo, jefa de prensa del plantel, le entrega los vídeos de los clubes adversarios.

Con  los datos, Gabrich entrega el reporte al DT  de Barcelona, todos los lunes.

Su principal tarea en el equipo torero es armar las jugadas de ataque. El estratega del club guayaquileño le pidió que dirija las tareas de definición de los delanteros.

El trabajo no se limita, sin embargo, a los entrenamientos. Ambos suelen dialogar todo el día a través del teléfono celular. También buscan restaurantes argentinos para compartir una parrillada  y exponer sus virtudes y temores.

Gabrich es casado con María Lauran, con quien tiene a Tomás, de 21años, Micaela, de 17 y Matías, de  15. Ellos viven en Argentina.

DEPORTIVO QUITO

Roberto Oste es el asistente y confidente de Rubén Insúa

 

Los moradores de Carcelén  alto se acostumbraron a observar a Rubén Darío Insúa y Roberto Oste todos los días. El entrenador de Deportivo Quito y su asistente trotan diariamente una hora por las calles del barrio quiteño.

Esa no es la única actividad que los argentinos comparten. También suelen charlar de fútbol hasta la madrugada luego de un partido. Eso ocurrió tras el triunfo de los azulgranas sobre el Atlético Cerro. Esa noche la plática  duró hasta  la una de la mañana del 14 de abril.

Ahí, con un café caliente  para degustar, analizaron los errores ofensivos del equipo en el partido en el estadio Atahualpa ante el club uruguayo.

Los diálogos sobre fútbol son los favoritos, pero también existen momentos para hablar de la familia y de los hijos.

La relación de amistad entre ambos nació en 1997 cuando Insúa le pidió a su colega que fuera asistente en el equipo Talleres de Córdoba argentino. Luego, el vínculo se estrechó en Deportivo Quito, equipo al que llegaron el año pasado.

En el club azulgrana ambos empezaron a conocerse mejor. Por eso, Oste sabe con   antelación los pedidos de Insúa.

 

Al entrenador le gusta conocer las virtudes y defectos de sus rivales. Por ello, Oste le entrega un informe detallado de los partidos de su adversario inmediato; esto lo hace los  miércoles, cuatro días antes de los partidos. También realiza los cronogramas de entrenamiento del plantel.

Además, guarda las estadísticas de toda la plantilla. Conoce cuáles son los jugadores más hábiles, los más imprecisos, los más goleadores, los más puntuales...

 

Oste tiene 39 años y planea trabajar más tiempo con su amigo. Pero tampoco descarta dirigir algún día a un equipo. “Nosotros vivimos para el fútbol“.

EL NACIONAL

Baldeón aplica matemáticas en el fútbol y en las aulas

Los números y el fútbol son sus obsesiones. En las mañanas asiste al entrenador colombiano Jorge Luis Pinto en el club El Nacional y en las noches dicta clases de matemáticas a los  estudiantes de   cuarto curso de la institución Cinco de Julio, en Quito.

Fernando Baldeón o ‘La Fiera Baldeón’, como era conocido cuando jugaba en El Nacional, alterna esas actividades.

 

El quiteño de 51 años guarda las estadísticas de la plantilla de El Nacional en su computadora portátil. Esos datos son invalorables para el estratega Pinto, pues con ellos suele tomar las decisiones para armar el equipo titular.

Baldeón, incluso, otorga calificaciones a los jugadores. Tiene una escala de 1 a 10 para medir el rendimiento de un futbolista tras los entrenamientos en el Complejo de Tumbaco, en las periferias de Quito.

Para cumplir esa tarea utiliza programas informáticos. Su preferido es el llamado Gestión Deportiva, que lo trajo desde  España hace unos cinco años.

Pero pese a que aprecia  la frialdad de los números es consciente que la enseñanza requiere de carisma. Por eso, reflexiona: “Al jugador y al estudiante hay que tratarlo con aprecio. Eso te ayuda a ganarse su respeto”.

Hasta el año pasado, se desempeñaba como director de las divisiones formativas del equipo criollo. Pero con la llegada de Pinto pasó a ser asistente.

La venida de Pinto al conjunto rojo en enero generó recelos al principio. Pero ahora ambos se tienen confianza y ahora comparten sus criterios.

Baldeón tiene un título profesional de entrenador que lo obtuvo en Argentina. Por eso, ansía algún día asumir el puesto de técnico en el equipo de toda su vida. “Quiero tener la oportunidad para saber si puedo dirigir”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)