5 de February de 2014 11:22

La llama olímpica llega a Sochi dos días antes de ceremonia de inauguración

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La llama olímpica llegó hoy, 5 de febrero, a la ciudad rusa de Sochi, dos días antes de la inauguración de los XXII Juegos Olímpicos de Invierno y tras recorrer casi 65 000 kilómetros en 120 días.

La antorcha pasará aún por las manos de varias decenas de relevistas hasta que el elegido encienda en la tarde noche del viernes el pebetero del estadio olímpico Fisht, momento culminante de la ceremonia de apertura.

La llama paseará durante los próximos tres días por las calles de Sochi, surcará a bordo de un yate las aguas del mar Negro y también ascenderá las montañas de Krásnaya Poliana en un total de 44,3 kilómetros.

Entre los relevistas que portarán la llama de los Juegos de Sochi figuran el cosmonauta Serguéi Krikaliov, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, o la campeona olímpica de patinaje Tatiana Navka.

Hoy le tocó el turno al legendario pertiguista ucraniano Serguéi Bubka, que fue este año uno de los candidatos a presidir el Comité Olímpico Internacional y que portó la antorcha por las calles del puerto de Adler. "No es la primera vez que soy relevista de la llama olímpica. Lo he sido en todos los Juegos desde el 2000. Es un honor que nos encontremos en Sochi. (En las calles) Había muchos niños con sus padres. Esa es la fuerza del movimiento olímpico", aseguró.

En opinión de Bubka, "los Juegos de Sochi serán una fantástica y grandiosa fiesta que los aficionados rusos regalarán a todo el mundo". "Serán unos magníficos Juegos", agregó. Como es habitual, la gran incógnita de la ceremonia de inauguración de los primeros Juegos Blancos que organiza este país será la identidad del deportista que encenderá el pebetero olímpico.

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró ayer que no será él el elegido para encender el pebetero durante la inauguración, que podrá ser vista por televisión por más de 3 000 millones de personas. "Yo no soy un representante de los deportes de invierno.

Soy simplemente un aficionado. Nosotros tenemos extraordinarios deportistas que son conocidos en todo el mundo. Yo no me inmiscuyo en el proceso de selección", afirmó. Desde que Putin diera el pistoletazo de salida al maratoniano relevo al encender la llama olímpica en la Plaza Roja el 6 de octubre de 2013, la antorcha viajó al espacio, al Polo Norte y al lago Baikal, el más profundo del planeta.

Éste es el relevo más largo de la historia de los Juegos de Invierno, ya que al concluir habrá recorrido unos 65 000 kilómetros a manos de 14 000 relevistas y a través de 130 ciudades de las 83 entidades federadas que componen este vasto país eurasiático.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)