10 de febrero de 2018 13:51

Julio Zamora, extécnico de Olmedo,  disputa el partido más difícil de su vida y busca la manera para pagar sus deudas 

El argentino Julio Alberto Zamora posa en su casa durante una entrevista con Efe el 9 de febrero de 2018, en Cochabamba (Bolivia). Él se recupera de un accidente cerebrovascular sufrido en 2017. Foto: Jorge Abrego / EFE

El argentino Julio Alberto Zamora posa en su casa durante una entrevista con Efe el 9 de febrero de 2018, en Cochabamba (Bolivia). Él se recupera de un accidente cerebrovascular sufrido en 2017. Fotos: Jorge Abrego / EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 13
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

El argentino Julio Alberto Zamora, quien integró el plantel albiceleste ganador de la Copa América en 1993, disputa hoy su partido más difícil para terminar de recuperarse de un accidente cerebrovascular sufrido en 2017 y pagar cuentas médicas por unos USD 20000, lo que le ha dejado al borde de la quiebra.

Afincado en Cochabamba, en el centro de Bolivia, en el último quinquenio, Zamora, de 53 años, contó a Efe que está pasando por un momento "muy delicado de salud" y también "en lo económico", pues su ahora exclub, el Real Potosí boliviano, no le ayudó con ningún gasto para su recuperación.

"Todavía no puedo recuperar bien la visión. En lo económico, hemos vendido todo lo que teníamos, todo lo que gané en el fútbol lo vendí en una semana. Y ahora lo único que nos queda es el auto y estamos a punto de perder el auto también", lamentó.

Y es que al Negro Zamora y a sus familiares les urge terminar de reunir los USD 20000 que aún deben a los médicos que atendieron al estratega tras los dos infartos cerebrales sufridos hace tres meses, cuando aún dirigía al Real Potosí.

El problema comenzó el domingo 5 de noviembre de 2017, cuando Zamora empezó a sentir molestias en la cabeza durante un encuentro del torneo Clausura que los lilas disputaban con el Universitario de Sucre en Potosí, a 3.900 metros sobre el nivel del mar.

"En pleno partido me dio un dolor de cabeza y era insoportable. Me llevaron a la clínica en Potosí y de ahí me trasladaron a Cochabamba", explicó Zamora.

El técnico pasó 18 días en terapia intensiva, inicialmente con pronóstico reservado. "Tengo cuatro operaciones, dos en la cabeza, una en el pecho y una en la garganta", manifestó.

Y aunque lo más fuerte ya pasó, la recuperación continúa y a eso se ha sumado el problema económico.

Nacido en Rosario en 1966, Zamora vistió las camisetas del Newells Old Boys, el River Plate y el Platense argentinos, de la selección de su país y también jugó para el Sabadell español, el Cruz Azul mexicano y el Wilstermann boliviano.

En su carrera como técnico, además del Real Potosí, en Bolivia estuvo al frente del Aurora, Wilstermann y San José.

También dirigió a equipos como el Olmedo ecuatoriano (unos meses en 2008) y los peruanos Sportivo Huracán y Mariano Melgar, entre otros.

El rosarino cosechará ahora una parte de lo sembrado a su paso por algunos de estos clubes, ya que al enterarse del drama que está viviendo, el Newells organizó una venta de bonos para recaudar dinero y el Cruz Azul también se ha movilizado para apoyarle.

Además, la gente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se contactó con Zamora, como también lo hicieron otros amigos suyos desde su país natal, incluidos el técnico Leonardo Astrada y el exfutbolista Cristian Kily González.

"Con todos ellos estoy sumamente agradecido, no tengo palabras para agradecerles. Hay amigos que he dejado en Argentina que me están llamando por teléfono preocupados para ver cómo estoy y ayudarme porque estamos pasando una situación bastante complicada", afirmó el Negro.

De igual forma tuvo apoyo del médico del Wilstermann, Alex Antezana, quien "se portó mil puntos" con él, y los jugadores del Real Potosí le fueron a visitar mientras estuvo ingresado en la clínica en Cochabamba.

Pero la dirigencia lila "no se pronunció nunca", ni le han llamado por teléfono. "La verdad me pone mal porque yo estaba trabajando ahí, lo estaba entregando todo y lamentablemente me sucedió lo que me sucedió", dijo Zamora.

El técnico afirmó que el club debió cubrir los gastos médicos porque tuvo el problema mientras dirigía un partido, pero no alberga esperanzas de que esto suceda y por ello está haciendo "todo lo posible para conseguir la plata por otro lado".

El argentino Julio Alberto Zamora posa en su casa durante una entrevista con Efe el 9 de febrero de 2018, en Cochabamba (Bolivia). Él se recupera de un accidente cerebrovascular sufrido en 2017. Fotos: Jorge Abrego / EFE

El Real Potosí tiene problemas financieros y a causa de deudas con futbolistas ha perdido tres puntos en el actual torneo Apertura tras un fallo del tribunal de la Federación Boliviana de Fútbol.
Zamora aún no ha decidido qué hará una vez superadas las adversidades, o si cambiará de lugar de residencia.

"Esto no tiene nada que ver con la gente, la gente aquí conmigo se porta de maravillas. Estoy pensando a ver qué es lo que hago, si volver a Argentina o quedarme acá", indicó.

A él le gustaría permanecer en Bolivia, pues uno de sus hijos está casado con una boliviana, tiene una nieta de esa nacionalidad y viene otro nieto en camino.   "El único proyecto que tengo ahora es recuperarme bien, estar bien junto a mi familia y después veremos lo que hacemos", concluyó. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)