20 de septiembre de 2017 00:00

José Pacho irá por la presea de oro en los Juegos Bolivarianos

José Pacho participó en los Juegos Nacionales Sub 23, realizados en el estadio Jefferson Pérez de Cuenca

José Pacho participó en los Juegos Nacionales Sub 23, realizados en el estadio Jefferson Pérez de Cuenca. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Manuel Quizhpe
Redactor. (D)

José Pacho pensó en alejarse de las pistas tras quedar excluido del Plan de Alto Rendimiento (PAR) del Ministerio del Deporte. Él sabía que, sin dinero disponible, sus competencias internacionales de este año iban a ser mínimas o nulas. Ninguna explicación le convencía.

El mejor garrochista del país no alcanzó los parámetros exigidos. Para seguir en el PAR requería el título sudamericano sénior y él, en el 2016, fue campeón sudamericano Sub 23. Ese éxito no figura en la tabla de evaluación, según explicó en su momento Henry Revelo, funcionario del Ministerio del Deporte.

Pacho, en cambio, está convencido que lo único que le faltó es clasificarse a los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, Brasil, y no pudo hacerlo por falta de implementación. “No se respetó mi trayectoria. Estuve entre el 2014 y 2016 en el plan y se cortó un proceso importante, que le costó al Estado”. Este año compitió en el Sudamericano de Brasil.

Allí intentó clasificarse al Mundial Absoluto de Atletismo, que se realizó entre el 4 y 13 de agosto en Londres. No alcanzó la marca de 5 metros y 70 centímetros (5,70 m) que exigió la Asociación Inter­nacional de Federaciones de Atletismo (IAAF).

Por falta de recursos económicos, el técnico cubano Luis Small dejó de dirigirlo y ahora trabaja en Colombia. Pacho se afincó en Portoviejo, en donde se formó como atleta. Allí, desde enero pasado, empezó a recibir el apoyo de la Federación Deportiva de Manabí.

Jonathan Saltos, su primer y actual entrenador, fue clave para que desistiera de abandonar el atletismo. Le pidió que no lo hiciera, porque es un talento joven. “Es una pena que un atleta con gran proyección, con récords nacionales en todas las categorías... haya perdido el apoyo económico de manera brusca”.

El adiestrador reconoció que lo más difícil de afrontar es el tema económico. Conociendo esa situación, la Federación Deportiva de Manabí adquirió una colchoneta y garrochas reglamentarias para el atleta de 21 años. Ahora, el seleccionado nacional trata de acoplarse a los implementos.

Saltos está seguro de que, con la nueva garrocha, “José va a imponer récords nacionales, en la categoría sénior”. A finales del mes pasado estrenó la garrocha en los Juegos Nacionales Sub 23. Allí ganó la medalla de oro con un salto de 5 metros y 10 centímetros (5,10 m). Su mejor marca es 5,36 m.

Con ese éxito nacional, Pacho aseguró su participación en los Juegos Bolivarianos, que se realizarán del 11 al 25 de noviembre en Santa Marta, Colombia. “Allí, mi meta es alcanzar la medalla de oro y así ­empezar con pie derecho mi nuevo ciclo olímpico con miras a Tokio 2020”.

Pacho, quien incursionó en el salto con garrocha a los 14 años, aún no supera todas las deficiencias. En la actualidad se prepara con implementos modernos, pero lo hace en una pista de tierra. Por eso, un mes antes de los Bolivarianos, pretende entrenarse en una pista sintética, que puede ser en Cuenca o en Quito.

Esa experiencia de entrenarse en pista de tierra la asume como un reto para volver a los mejores escenarios del mundo. Él, a mediados de marzo del 2015, se preparó cerca de un mes en Formia, Italia, con el ruso Vitaly Petrov, extécnico del legendario garrochista Sergei Bubka (Ucrania).

En esa ocasión, su propósito fue mejorar la técnica en los saltos y aprovechar los conocimientos de Petrov. Tuvo ese privilegio tras destacarse en los Mundiales de atletismo de las categorías Menores y Júnior, realizados el 2013 y 2014. En ambos certámenes terminó 14. También tiene un título­ ­iberoamericano sénior.

Saltos recordó que, hace siete años, Pacho empezó a entrenarse bajo su dirección y con él logró los primeros récords nacionales en las categorías prejuvenil y juvenil. Está convencido que su alumno tiene talento que se requiere para sobresalir. “Se merece una oportunidad, que lo evalúen”.

Él posee los récords nacionales en las categorías Menores (4,93), Juvenil (5,35m), Sub 23 (5,36) y Sénior (5,36), registrados entre 2013 y 2016.

El múltiple medallista internacional, quien inculcó a su hermano menor Dyander a practicar el salto con garrocha, desde el próximo mes ingresará a la universidad, para estudiar Cultura Física.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)