24 de julio de 2016 00:00

Detrás de los finalistas de la Copa hay fuertes grupos empresariales

Independiente se formó cobijado por KFC, centros comerciales y otras empresas. Atlético Nacional es parte de un conglomerado del Grupo Ardila.

Independiente se formó cobijado por KFC, centros comerciales y otras empresas. Atlético Nacional es parte de un conglomerado del Grupo Ardila.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 14
Contento 47
Mauricio Bayas

La final de la Copa Libertadores 2016 también enfrenta a marcas importantes que sostienen tanto a Independiente del Valle, de Ecuador, como a Atlé­tico Nacional, de Colombia.

El equipo de los rayados, con seis años en el fútbol profesional, es un proyecto que se puso en marcha en el 2007. Michel Deller lideró a un grupo de empresarios para comprar al club que, en ese entonces, jugaba en la Segunda Categoría de Pichincha.

La inversión para comprar el club bordeó los USD 15 000 y el plan de formar un equipo profesional se fortaleció con visión de negocio.

“Proyectamos ser una institución con estructura y un trabajo en formativas. Que forme talento y trabaje en lo social. Apoyar al futbolista en el desarrollo intelectual y humano”, explica Franklin Tello, presidente del tercer finalista ecuatoriano en la Copa.

Tello, Deller, el alcalde de Sangolquí (Héctor Jácome), Santiago Morales (actual gerente) y otro grupo de empresarios invirtieron en el plan.

Detrás de este grupo que sostiene a los rayados hay marcas reconocidas, como la franquicia Kentucky Fried Chicken (KFC), centros comerciales -como el Quicentro, Norte y Sur- en Quito y el San Luis Shopping, en Sangolquí, y algunas firmas inmobiliarias.

Independiente tiene un esquema de empresa que ahora lo ha llevado al éxito. El presupuesto del club, en este año, según Tello, es de USD 6 millones. De ese valor, USD 1,5 millones son destinados a las categorías formativas.

Con su exitosa participación en la Copa de este año ha ganado hasta ahora USD 4,7 millones. La mitad será repartida entre los jugadores y la otra mitad servirá para impulsar la construcción de su estadio propio en Sangolquí. En caso de lograr el título recibirá USD 3 millones. Y si no lo consigue, recibirá USD 1,5 millones.

Sin tener títulos locales y con tres participaciones en Libertadores, el plantel ecuatoriano sueña con tumbar a un gigante de Colombia, que es parte de un gran conglomerado poderoso del Grupo Ardila.

La organización saltó a la cancha del fútbol en 1996. Y en dos décadas, el ‘verdolaga’ ha ganado 14 títulos y se convirtió en el equipo más veces campeón de Colombia. Además, ha sido seis veces segundo en diferentes torneos.

Aunque en un principio hubo problemas, el manejo administrativo, el interés por las categorías menores y el apoyo de una de las aficiones más fieles y numerosas de Colombia convirtieron al club en fábrica de hacer dinero con la pelota.

“El éxito responde a una filosofía empresarial y deportiva, a un estilo de trabajo en equipo en nuestras áreas y, por supuesto, al incomparable apoyo de nuestra afición, que es la mejor del país”, detalló Juan Carlos de la Cuesta, presidente de la institución, en una entrevista con El Espectador.

¿Qué es el Grupo Ardila? Es un conglomerado de empresas gigantes, como las cadenas RCN Televisión, RCN Radio, las bebidas gaseosas Postobón. Más de 80 empresas funcionan bajo la firma del grupo. Según la revista Forbes, el patrimonio es de USD 2 000 millones.

La organización fue impulsada por Carlos Ardila Lülle, quien levantó su fortuna a través de las bebidas gaseosas y es uno de los empresarios más millonarios de Sudamérica.

La Organización Ardila Lülle (OAL), a través de Postobón, logró constituirse a finales del 2009 como la marca que patrocina la liga colombiana, ganándole a Coca Cola y a BBVA.

El círculo del negocio se cerró perfecto. Patrocinó la liga a través de Postobón, esto aumentó los televisores prendidos en sus transmisiones por RCN y su equipo, el Atlético Nacional, en la actualidad es el jerarca del fútbol nacional y ahora busca su segunda Copa Libertadores. La primera la levantó en 1989.

Hace dos años jugó la final de la Copa Sudamericana y la perdió ante River Plate, bajo la dirección técnica de Juan Carlos Osorio. Para intentar alcanzar la Libertadores contrató a Reinaldo Rueda.

El año pasado fue campeón con la mejor campaña en un torneo local. Y por ahora lleva la mejor campaña de la Copa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (65)
No (21)