11 de diciembre de 2016 00:00

Guayaquil vivió una fiesta por el título de Barcelona S.C.

Los hinchas se agruparon desde la mañana para la ceremonia de premiación. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO.

Los hinchas se agruparon desde la mañana para la ceremonia de premiación. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 18
Redacción Guayaquil

La avenida Barcelona, que lleva al estadio Monumental, colapsó desde las 11:00 de ayer (10 de diciembre de 2016). Los aficionados canarios se agolparon en la ruta al estadio porteño, para presenciar el último partido de la temporada, contra Aucas.

Desde la Base Naval San Eduardo hasta el estadio hay 500 metros de distancia, aproximadamente. En días normales, ese trayecto toma cerca de tres minutos. Ayer, debido al partido, los vehículos demoraban hasta 20 minutos para poder cruzar ese tramo.

El calor de Guayaquil no fue impedimento para que los hinchas llegaran al escenario. La ciudad estaba a 33 grados centígrados.

Por momentos, el sol sofocaba a los aficionados, que tenían que mojarse con agua para contrarrestar la temperatura.

Los comerciantes aprovecharon para obtener ganancias. 70 puestos de comida se apostaron a las afueras del escenario. Seco de pollo, encebollado, hamburguesas… Parecía una feria gastronómica debido a la oferta de platillos.

Mayra Dueñas llevó un monigote de 2 metros al estadio Monumental. Era una estrella pintada como el escudo de Barcelona, con el número 15 remarcado en escarcha; cobraba USD 1 para que los hinchas le tomaran una foto. Ella llegó al escenario a las 10:00, junto con su esposo y su cuñada. Trasladaron el monigote en una camioneta que dejaron parqueada en zona de ingreso a la general norte.

Cerca de las 13:00 llegó la barra Sur Oscura. Ellos estaban escoltados por la Policía Nacional, quienes hacían espacio desde el puente peatonal de la avenida Portete para evitar desmanes. Los barristas llegaron con bombos, banderas y extintores.

La afluencia fue masiva, todos querían ver a su equipo recibir el trofeo de campeón. La coronación estaba prevista para las 18:00, al finalizar el partido ante Aucas.

Todo estaba listo. Los trabajadores del club y los auspiciantes del torneo realizaron tareas especiales en el estadio, para que la premiación se llevara a cabo en el palco presidencial.

Se tenía previsto que la coronación sea al estilo de la Champions League. “Será especial, como se lo merece el equipo más grande del país”, dijo el presidente de la institución, José Cevallos.

Para amenizar la espera, realizaron la acostumbrada actividad ‘Kiss Cam’, donde en la pantalla gigante del estadio se proyecta la imagen de parejas en los graderíos, que deben besarse. También se transmitió un pedido de matrimonio entre hinchas.

José Vicente Acurio, de 53 años, llevó a sus dos hijos al estadio. Considera que estas actividades son innovadoras e invitan a los hinchas al escenario. “Es una buena forma de darle uso al marcador, mis hijos se divierten”, dijo el hombre, que asiste por segunda vez a una coronación de su equipo.

El programa se inició a las 14:00 con el ingreso del trofeo, diseñado por el principal auspiciante del torneo, Banco del Pacífico. El extenista ecuatoriano Andrés Gómez fue quien cargó la copa, acompañado de los exfutbolistas Jimmy Montanero y Paulo César Evangelista.

Los dos exjugadores mencionados forman parte de las 33 glorias a las que homenajeó el club durante la temporada. Su nombre se escribirá en el paseo de la fama del equipo, que estará ubicado en la parte exterior de la tribuna este
del Monumental.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (8)