15 de septiembre de 2017  00:00

A la marchista Glenda Morejón ahora no le faltan zapatos nuevos

El entrenador Giovan Delgado pone énfasis en la técnica de Gelda Morejón. Tiene dominio en los movimientos de pies, rodilla y cadera. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El entrenador Giovan Delgado pone énfasis en la técnica de Gelda Morejón. Tiene dominio en los movimientos de pies, rodilla y cadera. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 52
Martha Córdova. Redactora  (D)

Cambió todo y no cambió nada. Glenda Morejón sigue siendo una adolescente, con rostro de niña. “Aquí en Ibarra hay gente que me reconoce, me pide una foto. Pero en Cuenca, ya no me conocen”, relata con mucha ingenuidad.

La ecuatoriana Glenda Morejón y la medalla de oro del Mundial de Atletismo Sub 18. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Dos meses después de la consecución del título en los 5 000 metros marcha del Mundial de Atletismo Sub 18 y de la vorágine de reacciones que generó por sus zapatos rotos, ahora hay más calma. “Los zapatos rotos me los quisieron comprar. Pensé que les habría interesado los zapatos con los que ganó la medalla, pero no, querían los rotos de entrenamientos. Los dos pares están guardados”, añade Giovan Delgado el entrenador de Glenda, de 17 años.

Este equipo de trabajo paró de entrenarse por dos semanas para atender las entrevistas y requerimientos de periodistas nacionales y del exterior. “Recibí llamadas de Estados Unidos, España e Inglaterra. Glenda enfrentó esos momentos con mucha madurez”, añade el DT.

En agosto volvieron a trabajar y tres semanas después, Glenda rompió dos récords nacionales que estuvieron vigentes por más de 20 años. En los 5 000 m registró 22:25.16, nuevo récord nacional en la Sub 18 y Sub 20. Batió las marcas de las azuayas Bertha Vera, quien mantenía el récord desde septiembre de 1992 en Seúl; y de Miriam Ramón, desde agosto de 1990 en Plovdiv, Bulgaria.

Ahora tiene muchos zapatos nuevos. La empresa Football Factory,  que ahora la representa, le proporciona el calzado deportivo que necesita para sus entrenamientos y competencias. Pero aún no llega un centavo del Plan de Alto Rendimiento que le ofreció el Ministerio del Deporte, el 26 de julio pasado. No recibe los USD 300 mensuales ni tampoco el porcentaje de los 23 000 que se comprometió a entregar esa Cartera para sus entrenamientos y competencias en el exterior.

“Esperemos que llegue, yo sigo con mis entrenamientos”, dice Glenda, que ha visto varias veces el video de su hazaña en Nairobi (Kenia). “Se me han ido las lágrimas de la emoción al ver cómo le gane a la atleta de Turquía en los metros finales”.

Aclaró que después de lograr la medalla se lanzó al piso “no de cansancio, llegué bien. No creía que era la campeona del mundo”.
También, le complace que tras ese logro varias empresas privadas manifiestan su deseo de apoyar su preparación. “Se interesó la empresa en la que está Antonio Valencia. No he podido conversar aún con él, pero en redes sociales me dio la bienvenida”. Es FFactory, con la que hoy planifica sus entrenamientos y competencias. Además, Glenda cuenta con profesionales en el ámbito nutricional, médico y físico.

Esta empresa, por ejemplo, financió su preparación en Tulcán antes de viajar a Cuenca para competir por Imbabura en los Juegos Nacionales. Además, corrió con los gastos del pasaje aéreo entre Quito y Cuenca, pues los atletas de la Selección de su provincia viajaron en autobús.

Pero no solo a Antonio Valencia llamó la atención su título de campeona mundial. Jefferson Pérez, único medallista olímpico de Ecuador, la visitó en Ibarra, la invitó a almorzar y conversaron por más de dos horas. “Me regaló un ramo de flores y me dijo que cuente con él”.

El DT Delgado, dijo que Jefferson Pérez le recomendó mejorar el braceo. “Estamos trabajando mucho en este aspecto; ha mejorado, pero aún debe mecanizar ese movimiento. Del resto, Glenda domina la técnica de la marcha”. Tanto es su dominio que jamás ha sido descalificada, en estos cuatro años que lleva de práctica de este deporte.

Para el próximo año, el objetivo es que Glenda asista al campeonato nacional y luego a cuatro eventos internacionales. En estas competencias realizará los 10 km, pues pasará de la división Sub 18 a la Sub 20. “En octubre vamos a viajar a Estados Unidos. Glenda tiene que pasar de los 5 000 a los 10 000 m. Nos vamos a quedar allá cuatro días”.

Ese viaje marca el inicio de su proceso a Tokio 2020 donde Glenda quiere convertirse en la primera ibarreña en unos Juegos Olímpicos.

Los retos en los 10 km marcha
Enero 2018
Campeonato Nacional en Sucúa
Marzo 2018
Copa  Sudamericana en Sucúa
Mayo 2018
Copa Mundial en China
Julio 2018
Mundial Sub 20 en Finlandia
Octubre 2018
Copa Panamericana en México

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (31)
No (1)