28 de November de 2013 00:02

La U. Católica se derrumbó al final

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Jorge Célico no asistió ayer a la rueda de prensa, en el estadio Atahualpa, después de que su equipo cayera 3-2 frente al Quevedo, un club que pelea para salvar la categoría.

Mario Quiroga, preparador de arqueros, comentó que Célico tuvo una mala noche y que por ello prefirió faltar a esa cita. Añadió que el argentino es una persona que no se esconde de nada ni de nadie.

Pero al final del partido, lo único que se observó fue a un técnico desconsolado, aturdido y con bronca. Apenas terminó el cotejo, Célico levantó del piso una botella con agua, agachó su cabeza y salió de la cancha. Estaba molesto.

Tras la caída en el Atahualpa, su equipo se alejó de la posibilidad de alcanzar el cupo directo a la Libertadores del 2014. En el partido de ayer, los pupilos de Célico mostraron un juego desordenado, impreciso, nada sorpresivo. Quiroga dijo que aquello es el resultado de una mala racha, iniciada con la goleada que le propinó Emelec (7-0).

El juego mostrado ayer también fue producto de la desesperación a causa del gol tempranero que le anotó Deportivo Quevedo. Tito 'Huracán' Valencia marcó a los 2 minutos. Este jugador, precisamente, fue el encargado de sellar la victoria del equipo fluminense, al minuto 27 de la segunda etapa.

El segundo tanto, con el que empató (2-2) Quevedo, lo marcó Jessy Godoy, de Católica. Este defensa, en lugar de despejar el balón hacia adelante, lo hizo hacia atrás. Aquella acción causó malestar entre la hinchada y asombró a sus colegas, que ya festejaban una victoria al final del primer tiempo.

El protagonista de ese momento fue Federico Laurito. El primer tanto lo marcó al 36'. El segundo lo convirtió 10 minutos más tarde. El 2-1 con el que Católica se fue al descanso volvió a entusiasmar a los jugadores. Pero, el mal manejo de la ansiedad y la débil zaga los obligó a poner los pies sobre la tierra.

Tras el autogol de Godoy, Deportivo Quevedo se aprovechó del bajón anímico y convirtió. Valencia fue la figura del club. Su habilidad para colarse entre la defensa le dio al Quevedo la posibilidad de luchar en los últimos partidos para mantenerse en la Serie A.

Independiente lucha por la Copa

Ni la camisa cabalera, esa de color ladrillo que utiliza Rubén Insúa; ni la superioridad numérica que Deportivo Quito mantuvo hasta el minuto 74', ayudaron a los pupilos del DT argentino a imponerse en el duelo frente a Independiente del Valle. Tras disputar un cotejo reñido, el marcador terminó 1-1, favoreciendo a los 'rayados', equipo que sueña con ir a la Libertadores 2014.

Tras sumar un punto en el Atahualpa, el club del Valle contabilizó 33 unidades en la tabla de posiciones de la segunda fase, mientras que en la acumulada sumaron 72. En ambas, el club dirigido por Pablo Repetto se ubica segundo. De mantenerse allí hasta el final (faltan dos fechas), Independiente iría a la Libertadores. Solo allí, los jugadores dirán: objetivo cumplido.

Llegar a ese torneo es una de la metas que se planteó el equipo de Repetto a inicios de temporada. Y por estar a las puertas de lograrlo, la directiva del equipo ratificó al uruguayo para el 2014.

Independiente sumó ese punto tras lidiar con un peligroso equipo chulla, que a través de su goleador Federico Nieto y de Álex Colón complicaron a su defensa. Colón, precisamente, fue el encargado de anotar el primer tanto para el Quito, al minuto 30. La alegría de los chullas duró un minuto, ya que Daniel Angulo marcó el empate 1-1 a los 31'.

Antes, al minuto 6, Nieto desperdició un penal, tras una mano y expulsión de Mario Rizzoto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)