4 de June de 2013 22:46

Los 'treinta y pico' hicieron campeón a Peñarol

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Con una columna vertebral integrada por jugadores que superan en varios casos largamente los 30 años de edad, Peñarol hizo pesar el martes su mayor experiencia, venció por 3-1 a Defensor Sporting y se proclamó luego de tres temporadas campeón de la Liga uruguaya de fútbol.

La voz de mando y organización defensiva la puso Darío Rodríguez, que a tres meses de cumplir 39 años sigue tan campante y es un espejo para los jóvenes de su equipo.

Llegó por primera vez a Peñarol hace 14 temporadas, jugó seis en el Shalke 04 con el que ganó la Copa de Alemania en el 2005 antes de regresar para ganar la copa de la Liga en 2010 y repetir hoy.

Su experiencia y aplomo fueron fundamentales para ordenar la defensa de su equipo, la que recibió menos goles en el torneo Clausura ocho en los quince partidos disputados.

En el centro del campo descolló otro veterano: Antonio Tony Pacheco, que acaba de apagar sus 37 velitas. Debutó en Peñarol en 1994, jugó en Inter, Espanyol, Albacete y Alavés, así como Gimnasia y Esgrima de La Plata antes de su vuelta.

En la temporada 2011 sufrió el peor día de su vida, como el mismo lo describió, cuando al capitán le comunicaron que debía marcharse. Encontró refugio en el Wanderers.

Hace un año, y por pedido expreso de los seguidores del equipo, Pacheco retornó al Peñarol y en su primer partido oficial marcó un gol pero poco después sufrió una fractura de tibia y peroné con desplazamiento que puso en riesgo su carrera. Tras varios meses fuera de los campos volvió a ser el generador de fútbol ofensivo.

El ídolo tuvo hoy su noche soñada y marcó los tres goles de su equipo para el delirio de los miles de seguidores que colmaron el estadio Centenario y corearon su nombre.

El canterano y máximo ídolo del Peñarol en el presente, levantó hoy su octava copa de la Liga uruguaya. Antes alzó las de 1994, 1995, 1996, 1997, 1999, 2003 y 2010.

El tercer hombre clave para la consagración del Carbonero, como se le conoce al equipo por sus colores amarillo y negro del ferrocarril, es Marcelo Zalayeta.

A sus 34 años, fue el máximo goleador del equipo en el Clausura con nueve en 15 partidos, varios fueron decisivos para ganar puntos.

Jugó la temporada 1996-1997 en Peñarol y emigró a Italia para reforzar a Juventus, Empoli, Perugia, Nápoles y Bolognia. Pasó al Sevilla español y al Kayserispor turco antes de regresar en 2011. Zalayeta se fue a Europa con fama de goleador y volvió como un futbolista de todo el campo, que no perdona frente a la valla rival, pero también asiste, marca y pasa el balón con precisión.

Otro de gran nivel en la temporada fue el también defensa Carlos Valdez, de 30 años, y cuyo alto nivel le valió un nuevo llamado a la selección uruguaya tras dos años de ausencia, pero el pasado fin de semana, en el último partido del torneo Clausura, se rompió el tendón de aquiles de la pierna izquierda y se perdió la final.

Tampoco podrá estar en la selección uruguaya que jugará la Copa Confederaciones en Brasil a partir del 15 de junio. En el cierre del torneo también destacó el guardameta argentino Enrique Bologna, muy resistido al comienzo de la temporada por su irregular nivel, pero que se afirmó hasta convertirse en figura.

Con su consagración, el Peñarol, de la mando del técnico Jorge Pollila Da Silva, otrora gran goleador, se clasificó para la Copa Sudamericana que se jugará en la segunda mitad de este año y para la Copa Libertadores del 2014.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)