18 de March de 2012 00:04

Un refuerzo del Aucas usa taco alto

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
alejandro-ribadeneira

Los hijos del ‘Papá’ Aucas lo intentaron, pero han fallado. ¡Ya basta! Ahora una hija toma la posta en la lucha por salvar al equipo más entrañable de Pichincha. Mónica Gordón está en la gerencia de los orientales y tiene una meta: devolverle la dignidad a su club.

Su mera presencia es todo un hito histórico. Pero es verdad que su imagen no cuadra con los aburridísimos directivos de nuestro campeonato. Bueno, no todos son tan grises; pero tampoco usan portátiles con imágenes de Marie (la gatita de ‘Aristogatos’) repartidas por la máquina. Tampoco se cuelgan de las mallas del estadio ubicado en Chillogallo para reclamar al árbitro por sus malas decisiones. Ella es un colibrí volando entre osos.

Su vínculo con Aucas viene por parte de su padre, Ramiro Gordón, un empresario que acaba de dejar su firma IMG para dedicarse a tiempo completo a armar al Aucas. Gordón ha sido un discreto mecenas del equipo por varias temporadas, pero por fin aceptó un cargo directivo en la Comisión de Fútbol del club.

La crisis del ‘Papá’ es tan honda que Ramiro Gordón necesita ayuda y pensó, no solo en refuerzos para el campo de juego, sino también para la gestión interna. Su hija Mónica se convirtió en una de sus contrataciones, quizás la más estratégica de todas, para la presente temporada.

Mónica Gordón, salvo pequeños períodos, se ha dedicado toda la vida al negocio familiar en IMG, una empresa de construcciones y mobiliarios de tres décadas, y sigue ahí como gerenta de Comercialización. Experta en negociar, atraer capital y gestionar proyectos, espera volcar toda su experiencia en el ‘Papá’.

Mónica Gordón es perfectamente consciente de que asume el comando financiero de uno de los equipos que más se ha esmerado en autodestruirse.

Aucas, que fue el motor del fútbol pichinchano, ahora está en la Segunda categoría, endeudado, con 42 juicios por dineros atrasados y compitiendo con equipos que tienen nombres raros como Virginia. En la primera jornada del torneo de este año, la taquilla ya fue incautada por los acreedores, algo habitual el año pasado.

[[OBJECT]]

Donde otros solo ven cenizas, Mónica Gordón ve una oportunidad de renacer. Aucas debe seguir el ejemplo de Liga y Deportivo Quito, que han profesionalizado la administración de los equipos. Los abogados de Gordón la asesoran para dar los primeros pasos que conviertan algún día al club en una entidad saneada, competitiva y estable.

Mientras tanto, la Gerenta atiende una serie de problemas. Aún está lidiando con los acreedores en busca de definir el monto exacto de las deudas y un acuerdo para reprogramar los pagos. Está a cargo de los contratos. Charla con los jugadores. Impulsa un plan para atraer nuevos socios que debe terminar en tres meses (por eso en la foto de esta página hace el tres con la mano).

También busca más patrocinadores luego de que se conservó a Marathon y Seyer. La camiseta necesita un auspiciante . Hay planes para trabajar de lleno con las divisiones formativas. Es vital que cada centavo de los USD 700 000 presupuestados para este año rinda al máximo.

Lo que le costará un poco de tiempo es aprender eso tan extraño y difuso que se llama ‘reglamento’ . No el del juego, pues ella sabe perfectamente cuándo un delantero cae en ‘off-side’; sino los vericuetos legales que tiene la organización de un torneo enredado, con sanciones, apelaciones, prohibiciones y demás ítems.

Ese pequeño defecto se lo encontró Galo Barreto, el veterano gerente de la Asociación de Fútbol No Amateur de Pichincha. Barreto estima que Mónica Gordón aprenderá rápidamente y que dejará una huella en Pichincha, gracias a la dedicación que pone en rescatar al Aucas, a su visión empresarial y a su enorme cariño por su equipo.

Tanto quiere al equipo, que no concibe un marcador menor al 6-0. Tanto lo ama, que no admite la posibilidad de que Aucas no suba a la Serie B del fútbol ecuatoriano, aunque muchas veces el resultado de un encuentro dependa de los imponderables del juego. Eso no la convence ni la consuela: Mónica Gordón solo trabaja para la victoria.

HOJA DE VIDA
Mónica Gordón
Nació en Quito el 7 de marzo de 1974.  Se graduó de bachiller en la Unidad Educativa del Sur. Es contadora y tiene un  título en   Ingeniería Comercial. Está divorciada y tiene dos hijos.     
En el ámbito deportivo,  la gerencia de Aucas es su primera experiencia en un equipo profesional. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)