5 de May de 2014 09:35

El racismo se instala en las gradas del fútbol español

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El racismo se instaló como una presencia habitual en las gradas del fútbol español, donde por segunda semana consecutiva un jugador negro denunció ser objeto de insultos.

Los hechos ocurrieron en los últimos instantes del encuentro jugado el domingo en Valencia entre Levante y Atlético de Madrid, cuando un sector de la hinchada visitante imitó sonidos de mono al acercarse el senegalés Pape Diop.

El jugador del Levante bailó primero como un simio en señal de burla, pero luego expresó su descontento ante el nuevo episodio de racismo. "Es un tema que me afecta mucho y que me lo hacen en muchos campos.

No sé si es racismo o es falta de respeto, pero tiene que acabar ya que a los jugadores negros les hagan ese sonido", pidió el senegalés tras el encuentro.

En la anterior jornada se vivió otro incidente racista con el jugador del FC Barcelona Dani Alves, a quien le arrojaron un plátano desde la grada del Villarreal en pleno partido.

El jugador brasileño agarró la fruta, la peló y comió un trozo antes de poner el balón en juego en un gesto que generó miles de adhesiones en todo el mundo. Lo ocurrido en el fútbol español traspasó fronteras y el suceso de Diop provocó otra multitud de mensajes por las redes sociales.

Por ejemplo, el exjugador inglés Gary Lineker opinó: "El fútbol español debe afrontar que tiene un serio problema con el racismo. No pueden continuar enterrando la cabeza en la arena".

Lineker pidió una actuación decidida a los organismos rectores del fútbol español -Real Federación Española de Fútbol y Liga de Fútbol Profesional-, pero de momento cualquier medida para luchar contra el racismo se adopta sólo a título particular.

Así, el Villarreal reaccionó al lanzamiento del plátano a Alves expulsando de por vida al hincha responsable. Pero al mismo tiempo que el Villarreal detectó y expulsó a su seguidor, casi un millar de personas se manifestaron para apoyar a la misma persona que lanzó el plátano, denunciando la existencia de un "acoso mediático".

Mientras, la Federación Española asiste pasiva a estos sucesos. Todo lo más que se supo desde el punto de vista institucional fue una breve declaración de su presidente, Ángel María Villar, cuando manifestó tras lo ocurrido con Alves: "El fútbol español está en contra del racismo y la xenofobia".

Los sucesos ocurridos en el breve espacio de siete días no son nuevos en el fútbol español en los últimos años. En 2006 llamó la atención lo ocurrido con el camerunés Samuel Eto'o cuando vestía la camiseta del FC Barcelona. El africano casi se fue del campo del Zaragoza por escuchar gritos simiescos.

Pero la escalada de sucesos va en aumento y nunca antes en el fútbol español ocurrieron tantos incidentes racistas como en estos últimos tiempos. Por ejemplo, los radicales del Betis insultaron esta misma temporada a uno de sus propios jugadores, Paulao, tras ser expulsado en un partido, algo que provocó incluso la ira del presidente de la FIFA, Joseph Blatrer, quien aseguró que se sintió "asqueado" al ver las imágenes.

También en la presente campaña, el defensa francocamerunés Nyom, del Granada, sufrió los cánticos racistas de parte de un sector de la hinchada del Elche. El jugador se indignó y lanzó el balón a la grada, por lo que fue sancionado con tarjeta amarilla

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)